Niveles insospechados en trasgresiones de la Iglesia en Chile

Por Fausto Triana
Santiago de Chile, 14 jun (PL) El tema de las trasgresiones sexuales y abusos de poder de la Iglesia católica con oscuros fines, es bastante conocido en el mundo, pero el expediente de Chile adquiere niveles insospechados.

A tal punto que lo que en un principio se antojaba el destape de un puñado de casos aislados a partir del ya defenestrado cura Fernando Karadima, amplía su diapasón sin vislumbrarse todavía un cierre del problema.

Un informe de más de dos mil páginas confeccionaron el obispo de Malta, monseñor Charles Scicluna, y el sacerdote español Jordi Bertomeu, los 'detectives' del Vaticano, tras su visita anterior a Chile en febrero.

Aunque no se conocen detalles del reporte, es fácil deducir que los enviados especiales de la Santa Sede entregaron al papa Francisco una 'bomba de tiempo', con detonación en proceso indetenible.

Para resumir los acontecimientos de las últimas horas, Prensa Latina entrega los momentos más relevantes.

-El fiscal nacional de Chile, Jorge Abbott, coincidió con monseñor Scicluna y el padre Bertomeu en la 'necesidad absoluta de la cooperación entre la Iglesia y el Estado de Chile para la investigación de supuestos abusos de menores por parte de sacerdotes.

-Abbott explicó a los medios que ambas partes intercambiaron el imperativo, tanto para a Iglesia como para el Ministerio Público, de cooperación para establecer la existencia de los hechos y la responsabilidad en los abusos de menores.

-Monseñor Scicluna ratificó que la Iglesia abrirá una oficina para las personas que tengan necesidad de hacer una denuncia y que el Ministerio Público se encargará de establecer un sistema de protección de víctimas.

-El fiscal nacional anunció que en los próximos días se hará un requerimiento oficial al Vaticano con el fin de solicitar información relacionada con sacerdotes y funcionarios de la Iglesia denunciados por abusos sexuales en Chile.

-Los enviados del Sumo Pontífice llegarán este jueves a la ciudad de Osorno, en el sur, donde acaba de verse forzado a la jubilación anticipada Juan Barros, ahora exobispo acusado de complicidad con Karadima en sus actos de pederastia.

-Mientras Scicluna y Bertomeu hablaban con la prensa ayer, se activó de manera sorpresiva un operativo de la justica en sedes de la Iglesia católica.

-Los allanamientos fueron en el Obispado de Rancagua, donde hay 14 curas suspendidos, y en esta capital en la sede del Tribunal Eclesiástico de Santiago.

-El abuso de menores no es solo un delito canónico, también es un delito civil. El bien común de la Iglesia y la sociedad convergen en la tutela de los menores, que es un valor muy importante', declaró Scicluna.

tgj/ft