Sin respuesta a asesinato de concejala en Brasil, tres meses después

Brasilia, 14 jun (PL) Sin una respuesta de las autoridades brasileñas, se cumplen hoy tres meses de la ejecución en Río de Janeiro de la defensora de los derechos humanos y concejala por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) Marielle Franco.

El asesinato de Marielle y del chofer Anderson Gomes reveló para Brasil y el mundo la gravedad del momento que vivimos, en el cual el odio, la intolerancia y los prejuicios ya no se expresan solo a través de la Internet, afirmó el presidente nacional del PSOL, Juliano Medeiros.

Marielle y Anderson fueron víctimas de un crimen político y eso necesita ser reafirmado siempre, recalcó el dirigente partidista y exigió avance en las investigaciones policiales y que la justicia castigue ejemplarmente a los culpables.

Hasta ahora, ningún sospechoso fue detenido y ni siquiera la Policía Civil (PC), encargada de esclarecer el caso, divulgó oficialmente el nombre de algún presunto involucrado en el crimen, que generó una amplia repulsa popular en Brasil y la condena por parte de organismos internacionales de derechos humanos.

Los únicos trascendidos en estos tres meses llegaron a través de los medios de difusión y se refieren al hecho que el arma utilizada para masacrar a Franco y Gomes puede haber sido una subametralladora de uso restricto de las fuerzas de seguridad.

También se conoció que un testigo escuchado por la PC mencionó los nombres del concejal Marcelo Siciliano, del Partido Humanista de la Solidaridad, y del expolicía militar Orlando Curicica como presuntos responsables del crimen, lo cual fue negado por ambos.

mgt/mpm