Bolivia: acto de solidaridad con Nicaragua

Bolivia: acto de solidaridad con Nicaragua
Bolivia: acto de solidaridad con Nicaragua Bolivia: acto de solidaridad con Nicaragua Bolivia: acto de solidaridad con Nicaragua  
La Paz, 17 jun (PL) Grupos de amistad con Nicaragua expresaron aquí su solidaridad con el pueblo y gobierno de esa nación que enfrenta hoy agresiones de sectores opositores en busca de la renuncia del presidente Daniel Ortega.
El Café Semilla Juvenil, espacio de amistad, reflexión y diálogo, sirvió de escenario a un debate en apoyo a la democracia y la solución pacífica del conflicto en ese país, con la presencia del embajador de la nación centroamericana en Bolivia, Elías Chévez Obando.

María Nela Prada, miembro del Comité 90 Años de Fidel, manifestó el apoyo firme y pleno de esa organización al pueblo nicaragüense y su gobierno revolucionario ante esta nueva arremetida imperial.

Prada reflexionó acerca de los logros en materia social, económica y política de la revolución sandinista, desde su llega al poder.

Igualmente se refirió a la patria de Sandino como un punto geoestratégico importante para Estados Unidos, por su ubicación entre América del Norte y del Sur.

El mismo esquema de desestabilización que se aplica contra Nicaragua, puede utilizarse, en un futuro cercano, contra otros países de la región, alertó.

Por su parte el embajador nicaragüense recordó la situación social existente en su país cuando la revolución sandinista retoma el poder en 2007.

Apagones de 12 horas, privatización de la educación y la salud, son algunos ejemplos de la herencia que recibió el gobierno de Daniel Ortega en ese entonces, comentó.

Chévez Obando recordó el pensamiento de Carlos Fonseca, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, quien decía que 'no se trata de cambiar hombres, se trata de cambiar sistemas'.

Ese es el proceso que ha vivido Nicaragua en estos años, revertir los efectos neoliberales de los gobiernos que dirigieron los destinos del país desde la década del 1990, comentó.

Acusó a la administración estadounidense de criminalizar las protestas en su país, a través de la contratación de mercenarios, para sembrar el pánico en la población y crear inestabilidad política.

El imperio, en su nueva metodología, ataca los símbolos históricos del proceso revolucionario como la Casa Sandinista, el Centro Universitario y la Plaza Hugo Chávez, acotó.

Por último, el embajador dijo que la situación de inestabilidad imperante en Nicaragua fue fabricada previamente, con la complicidad de toda la cúpula empresarial, sectores de la jerarquía eclesiástica y organizaciones no gubernamentales, financiadas desde el exterior.

Este 2018, el Café Semilla Juvenil cumple 32 años de resistencia, debate y reflexión sobre el neoliberalismo y los nefastos efectos de esta política contra nuestros pueblos.

ocs/ehl/amm