Político uruguayo realza capacidad de reflexión del Foro de Sao Paulo

Político uruguayo realza capacidad de reflexión del Foro de Sao Paulo
Por Juan Carlos Díaz Guerrero
Montevideo, 12 jul (PL) La mayor virtud del Foro de Sao Paulo fue que nos permitió intercambiar sin preconceptos de cada una de las experiencias, afirmó aquí José Bayardi, responsable de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio (FA).
'Ahí estuvo su riqueza y fortaleza', aseguró en entrevista con Prensa Latina el exministro de Defensa durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez, y señaló que desde la derecha 'hace años vienen atacando al Foro con centros de elaboración de pensamiento en cada uno de los países'.

En esos encuentros, recordó, íbamos a reflexionar y a sacar experiencias de los vecinos de la región, y 'deben seguir siendo eso', además de tener la capacidad de articular respuestas de solidaridad y reflexión que permitan enfrentar la ofensiva en este contexto histórico y conocer cuáles son los desafíos.

Para el político uruguayo, que asistirá el encuentro en La Habana entre el 15 y 17 de julio, hay necesidad en reivindicar en el debate político y en la construcción del relato lo que significaron los 15 años de gobiernos progresistas en cada uno de los países de América Latina.

Apuntó que en el actual contexto mundial Estados Unidos adopta una posición mucho más belicista y la necesidad de tener control a nivel global, de manera particular en nuestra región, con el rescate de la vieja doctrina Monroe.

Esto lleva, remarcó, a que ese belicismo y necesidad de control de las decisiones políticas y económicas de la región 'tengan que subordinar a todos los países latinoamericanos a sus intereses estratégicos'.

Significó que estamos ante una ofensiva que junta los intereses oligárquicos de quienes detentaron las decisiones políticas y económicas de la región cerca de dos siglos, perdieron ese control en los últimos 15 años y 'hoy manifiestan la necesidad de recuperarlos'.

Bayardi puntualizó que los intereses de esas oligarquías, carentes siempre de un proyecto nacional y estuvieron subordinadas a intereses coloniales o imperiales, en este momento se someten a la estrategia de Estados Unidos.

Este es el contexto que tenemos que enfrentar y 'necesita de la unidad estratégica', más allá, indicó, del proyecto final que tenga cada una de las fuerzas políticas de enfrentar la situación actual.

Estimó, en ese sentido, que si estamos pensando permanentemente en el deseo de que nuestro propio proyecto termine cristalizándose en el largo plazo 'no lo vamos a poder lograr sin parar la ofensiva de las oligarquías', en una alianza que incorpora a EE.UU. y los medios de comunicación.

El también exdiputado uruguayo denunció el rol de estos últimos en muchos países de la región, unido a la subordinación del Poder Judicial en función de las estrategias, y mencionó el caso más significativo el de Brasil con el expresidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva.

Acerca de los aportes que pudiera hacer el FA al Foro, el político reflexionó sobre el surgimiento de esa coalición de izquierda y destacó que el tema de la unidad 'es una premisa estratégica' para lograr los objetivos políticos que cada fuerza pudiera tener.

La unidad, subrayó, es una premisa estratégica que tiene como condición central la unidad programática, la cual establece 'cuáles son los objetivos programáticos que un espacio de unidad tiene en un momento histórico determinado'.

En cada contexto histórico hay que tener la capacidad de identificar 'cuál es el programa de la unidad y ceñirse a eso', añadió.

El también exministro de Trabajo y Seguridad Social expresó que en el actual contexto, en términos generales, los frenteamplistas viven con 'mucho dolor', a veces, las diferencias que hay en muchas fuerzas amigas de la región.

Al respecto, se refirió a la 'incapacidad de lograr avanzar unitariamente' en un contexto histórico determinado para llevar adelante una plataforma que se adapte a las realidades de los países.

Bayardi manifestó que 'nosotros no estamos para dar clases, sino para trasmitir nuestra experiencia' y se refirió también a la necesidad de manejar la solidaridad con los distintos procesos en América Latina de carácter popular y democrático, la cual hay que 'asumir como compromiso'.

El dirigente frenteamplista mencionó también como fundamental 'atender e identificar' donde se sustancia el bloque político y social de los cambios y cuáles son las fuerzas al interior de una sociedad que van a ser partícipes de la sustentabilidad del proceso de trasformación.

Otra premisa, señaló, es mantener siempre, más allá de la solidaridad y los vínculos, 'la independencia necesaria' para poder interpretar los procesos en función de la realidad histórica de cada uno de los países, en el respeto a la identidad, 'sin pretender generarse como en doctrinos de la verdad'.

Enfatizó que equivocarse en esto o no tener buen nivel de diálogo y discusión, y la capacidad de atender la demanda de esos sectores, 'termina siendo un elemento sustancial' de sostenibilidad del proceso de transformaciones en el mediano y largo plazo.

La única alternativa de avanzar en los espacios de integración, de recuperar su carácter soberano e independencia en la toma de decisiones, se puede dar solo bajo fuerzas de izquierdas o progresistas, que 'veremos si cada una de ellas al interior de sus países está en condiciones de entenderlo', afirmó.

agp/jcd/cvl