Nuevas esperanzas en ONU con pacto sobre migración

Nuevas esperanzas en ONU con pacto sobre migración
Naciones Unidas, 12 jul (PL) El representante permanente de México ante la ONU, Juan José Gómez, destacó las expectativas que genera hoy la futura adopción del Pacto Global para una Migración Segura, Ordenada y Regular, negociado desde inicios de año.
El embajador mexicano -quien junto al representante de Suiza es uno de los co-facilitadores del proceso- calificó este proyecto como un gran logro, pues 'es la primera vez que podemos poner a la migración en la mesa central de Naciones Unidas'.

Ahora estamos construyendo una gobernanza internacional referida a un gran fenómeno: el migratorio y la primera vez que se presentan alternativas y herramientas de políticas públicas reales en ese sentido, dijo en una entrevista exclusiva con Prensa Latina.

Tras seis rondas de negociación, celebradas cada mes desde febrero, esta semana llegaron al punto culminante y al pacto se le dará el visto bueno mañana. Luego, se espera sea aprobado a finales de año en un evento de alto nivel en Marruecos.

Este es un instrumento de una gran complejidad técnica desde el punto de vista de políticas en materia de migración, por lo cual se propone abarcar distintos ángulos, aseguró el diplomático mexicano.

Tratamos de equilibrar los distintos intereses y percepciones, tanto a nivel de regiones como de países, y esto lo convirtió en un trabajo sumamente complejo e interesante desde el punto de vista diplomático, agregó.

Entre los puntos más desafiantes mencionó determinar en qué consiste la distinción entre un migrante regular y un migrante irregular, o en otras palabras, un migrante con documentos en regla y uno indocumentado.

Todo ello para sentar los derechos, beneficios y protecciones que como migrantes deben tener en los países de destino, precisó Gómez.

Otro tema complejo fue establecer la frontera entre un refugiado y un migrante, y en qué consisten las diferencias respecto a su protección, derechos y garantías, añadió.

En el caso de los refugiados, puntualizó el embajador, existe un marco robusto internacional que les garantiza protecciones importantes.

También se discutió mucho sobre el tema de los retornos, de la recepción o readmisión, y bajo qué consideraciones un país de destino puede determinar que un migrante debe abandonar ese territorio, señaló.

Asimismo, subrayó el compromiso del país de origen de recibir a su nacional y hacerlo en condiciones humanas y garantizándole la reinserción.

El texto final del acuerdo busca ofrecer herramientas de políticas migratorias y también traza líneas para hacer frente a crisis, como las que ocurren ahora en la frontera de Estados Unidos con México, o la del Mediterráneo.

Según enfatizó Gómez, el pacto propone una serie de políticas dirigidas a paliar y prevenir esas crisis.

Por ejemplo, ahondó, la no separación de familias, el derecho al debido proceso, el acceso a la información, el combate frontal contra el tráfico y trata de personas, y las protecciones adicionales a flujos de personas que no son refugiados, pero que por sus condiciones de gran vulnerabilidad no deberían regresar a sus países de origen.

A juicio del embajador mexicano, el pacto tendrá una vida muy larga, y eso permitirá replantear sus posiciones a quienes se han alejado de él, tal es el caso de Estados Unidos, que decidió salirse del acuerdo.

Esto no se trata de acabar con la migración, ni de fomentarla, se trata de hacerla ordenada, segura y regular, concluyó el diplomático mexicano.

tgj/ifb/cvl