El neoliberalismo y las políticas imperiales amenazan a Latinoamérica

El neoliberalismo y las políticas imperiales amenazan a Latinoamérica
Por Waldo Mendiluza*
La Habana (PL) En los últimos años, América Latina ha vivido el regreso al poder por diversas vías de gobiernos promotores del neoliberalismo, un escenario que obedece a las proyecciones hegemónicas de Estados Unidos en la región.
Reunidos del 15 al 17 de julio en el Palacio de Convenciones de La Habana, más de 600 delegados analizaron en el XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo esta situación y las estrategias de respuesta a seguir por las organizaciones progresistas y de izquierda latinoamericanas y caribeñas.

Prensa Latina dialogó sobre el tema con el excanciller de Ecuador Ricardo Patiño.

Estamos en una coyuntura especial, la cual tiene varios componentes, todos a considerar a la hora de abordar lo que pasa y las acciones para contrarrestar el intento de resurgir del neoliberalismo y las políticas imperiales, dijo.

De acuerdo con el activista político, una de las aristas es la persecución a líderes progresistas, con el objetivo de frenar los procesos de cambio y neutralizar a las fuerzas que se oponen a la dominación.

En Brasil, Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva; en Argentina, Cristina Fernández de Kirchner; y en Ecuador, Rafael Correa y Jorge Glas, son ejemplos de ese acoso, mientras que en Bolivia comienzan a gestar algo contra Evo Morales, advirtió.

Patiño mencionó como otro componente de la cruzada de la derecha interna y externa los golpes para derrocar a gobiernos, lo que ocurre en Nicaragua desde hace varias semanas.

'Tenemos también el caso de Ecuador, con una revolución traicionada, algo muy lamentable. Sentimos la responsabilidad, porque sugerimos su nombre (Lenín Moreno), pero nunca pensamos que algo así sucedería, señaló.

Durante el XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo, organizado en Cuba por tercera vez, después de las ediciones de 1993 y 2001, los participantes denunciaron los golpes de Estado, las maniobras judiciales, la persecución política, la violencia desestabilizadora y las campañas mediáticas.

En ese sentido, la Declaración Final refleja solidaridad con Venezuela, Nicaragua y El Salvador, países cuyos gobiernos son blancos de algunas de esas acciones.

Patiño comentó a Prensa Latina que si bien el escenario es complejo y desafiante, no todas son malas noticias.

En Colombia, la izquierda tuvo un buen resultado electoral con Gustavo Petro -derrotado en la segunda vuelta por Iván Duque- y en México vimos el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, precisó.

LA UNIDAD Y EL DEBATE

Para el excanciller ecuatoriano, ante la intención de imponer el neoliberalismo en América Latina y el Caribe, las fuerzas progresistas y de izquierda no tienen otro camino que la unidad y el diálogo.

Es muy importante que nos reunamos y hablemos, compartamos experiencias y analicemos nuestros fracasos y errores, en aras de aprender de ellos, de ahí la relevancia del Foro de Sao Paulo y de su nueva cita en La Habana, subrayó.

Según Patiño, urgen estrategias concertadas que involucren a las organizaciones políticas y los movimientos sociales, y sobre todo, convertir lo acordado en acciones colectivas concretas.

Particular valor tiene trazar medidas en el campo mediático, con el objetivo de contrarrestar el enorme poder de los medios que engañan a los pueblos y provocan desequilibrio informativo, mintiendo en torno a lo que pasa en países como Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

Debemos articular y coordinar nuestras capacidades comunicacionales, incluyendo el trabajo en las redes sociales, para que lo que conversemos y acordemos en el Foro de Sao Paulo y otros encuentros llegue a la gente; solo así estaremos en condiciones de dar la batalla, afirmó.

LA INTEGRACIÃ'N

Patiño consideró clave que América Latina y el Caribe avancen hacia la integración, más allá de diferencias ideológicas.

No debemos detenernos en el tema ideológico para pensar en la unidad; se trata de un asunto elemental de supervivencia, vivimos en un mundo globalizado que demanda la existencia de mecanismos regionales de integración, aseveró.

El dirigente político recordó el protagonismo en el concierto internacional de bloques como la Unión Europea, la Unión Africana y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático.

En el caso de América Latina y el Caribe, este tema tiene particular connotación, después de 200 años de luchas por la independencia y de los pasos dados en función de la integración, cumpliendo el sueño de Simón Bolívar y otros próceres, agregó.

De acuerdo con Patiño, en este contexto resultan lamentables las acciones contrarias al proceso de unidad latinoamericana y caribeña.

A su juicio, merece repudio el intento de debilitar a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), tras el anuncio de algunos de sus miembros (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú) de tomar distancia del bloque fundado en 2008.

Ahora el gobierno de Ecuador quiere quitarle la sede, en una decisión anti-histórica, argumentó.

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, anunció a principios de julio que su gobierno solicitará a los países miembros de la Unasur la devolución del edificio, para darle otro destino.

La Declaración Final del XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo fija postura en defensa de la integración de América Latina y el Caribe.

* Periodista de la Redacción Nacional de Prensa Latina.

em/wmr