Rechazan inhabilitar a jueces en Chile que liberaron criminales

Rechazan inhabilitar a jueces en Chile que liberaron criminales
Santiago de Chile, 14 sep (PL) Los contrapunteos terminaron esta madrugada en el naufragio del debate parlamentario en Chile, que pretendía inhabilitar a tres jueces de la Corte Suprema por otorgar libertad condicional a criminales de lesa humanidad.
Luego de más de nueve horas de discusiones, la Cámara de Diputados de Chile rechazó por mayoría simple acusar a los tres magistrados de la Corte Suprema que excarcelaron a siete exagentes de la dictadura de Augusto Pinochet.

'Refleja la naturaleza de la derecha en nuestro país y el deseo de pasar la página a un pasado que dejó a miles de familias en el dolor y la pena', declaró la legisladora comunista y abogada Carmen Hertz, autora de la fallida iniciativa.

Hace poco más de un mes, la Corte Suprema de Chile otorgó libertad condicional a siete exagentes de Pinochet.

En la práctica, cinco de ellos gozan actualmente de ese privilegio, porque los otros dos debieron permanecer en la cárcel ante nuevos procesos en marcha en su contra, del mismo tipo.

Fuerzas de la centroizquierda hicieron la petición en el Congreso Nacional de inhabilitar a los jueces Carlos Künsemüller, Hugo Dolmestch y Manuel Valderrama.

El Gobierno conservador del presidente Sebastián Piñera rechazaba la destitución. Al respecto, sus ministros del Interior, Andrés Chadwick, y de Justicia, Hernán Larraín, calificaron la iniciativa de 'hecho grave desde la perspectiva institucional y democrática'.

Según Carmen Hertz, los jueces han vulnerado el derecho internacional y no han cumplido con el Estatuto de Roma.

Se trata de un mecanismo creado por la Corte Penal Internacional, el cual señala que entre los requisitos para liberar condicionalmente a criminales de lesa humanidad es necesario que hayan cumplido al menos la mitad de la condena.

Además, que muestren buen comportamiento en la cárcel, arrepentimiento y colaboración eficaz para encontrar a los desaparecidos políticos.

Ninguno de ellos dio señales de arrepentimiento ni tampoco colaboró con la justicia, según agrupaciones de familiares de ejecutados políticos y detenidos desaparecidos.

Aunque desde el punto de vista parlamentario el tema quedó enterrado, no se descartan otras iniciativas para mantener visibilidad de un asunto extremadamente sensible en Chile, con más de tres mil asesinados por la dictadura y mil 193 desapareciodos.

mem/ft