El deporte cubano, otra víctima del bloqueo de Estados Unidos

El deporte cubano, otra víctima del bloqueo de Estados Unidos
Por Alexis Rúa Pérez (*)
La Habana (PL).- El deporte cubano, cual Quijote espartano, batalla todos los días contra los gigantescos molinos de viento impuestos por el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos.
En exclusiva con Prensa Latina, el jefe de aseguramiento del Instituto Nacional de Deportes (Inder), Manuel Trobajo, aseguró que esa política perjudica de muchas maneras y notablemente al deporte en el país antillano.

La importación de implementos es una de las aristas más sensibles que muestra los efectos de la hostil política que Washington impone a la isla hace casi seis décadas, explicó.

Trobajo indicó que Estados Unidos es un gran productor de artículos para el deporte y sus componentes están en la mayoría de las grandes empresas de este tipo, lo cual impide su adquisición por parte de Cuba.

La nación caribeña, remarcó el directivo, cuenta con la ayuda de algunas federaciones latinoamericanas a la hora de comprar esos medios.

Gracias a las buenas relaciones con esas entidades, podemos adquirir algunos implementos sin tener que pasar por los intermediarios, que en no pocas ocasiones se aprovechan de la situación y elevan significativamente los precios de los productos de fabricación estadounidense, enfatizó.

El jefe de aseguramiento del Inder recordó que 'algunas naciones del área como República Dominicana, México y Venezuela tienden la mano a la mayor de las Antillas, pese a poner en peligro su status comercial con Estados Unidos'.

Trobajo dijo, sin embargo, que Cuba no se queda con los brazos cruzados y aúna esfuerzos y recursos para aliviar la situación.

Desde dentro, el país intenta sustituir importaciones reanimando la Industria Deportiva. Luego de pasar por un periodo de bajas producciones estamos rescatando la confección de implementos para deportes importantes como el béisbol, recalcó.

Empero, los implementos para campeonatos de primer nivel, especialmente la Serie Nacional de Béisbol, siguen adquiriéndose allende los mares.

'Cabe destacar que para el primer nivel de la disciplina debemos seguir comprando fuera del país, específicamente las pelotas de la Serie Nacional; la producción nacional la destinamos a suplir las categorías inferiores', indicó Trobajo, quien reconoció que 'el bloqueo es un fenómeno del cual es difícil escapar'.

Cuba sufre un férreo bloqueo económico, comercial y financiero por parte de Washington desde hace más de medio siglo, que lacera todas las esferas de la sociedad.

De acuerdo con datos brindados recientemente por el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano (Minrex), esa política injerencista restringe las posibilidades de comprar medicamentos, recuperadores musculares y equipos con tecnología de punta para las escuelas de formación deportiva.

Además, los atletas paralímpicos cubanos son afectados por no tener acceso a equipos de última generación utilizados en competencias internacionales, debido a su procedencia estadounidense.

Según la valoración de la cancillería de la isla caribeña, no existe en la sociedad cubana una empresa, instalación, área económica ni ser viviente que no sea afectado de una manera u otra por esta política agresiva.

Cuba es uno de los países abanderados en la lucha contra el dopaje, y su laboratorio para esta actividad no escapa al bloqueo y su agresiva política de desestabilización, reconoció el Minrex.

En ese sentido destacó que el cromatógrafo de gases masa-masa, una herramienta vital en la localización de drogas en los atletas, llegó a la mayor de las Antillas a un precio superior al establecido internacionalmente a causa de dichas sanciones unilaterales.

A pesar de los continuos ataques, el deporte cubano exhibe un palmarés impresionante desde 1959, cuando triunfó la Revolución liderada por Fidel Castro.

Cientos de campeones olímpicos, mundiales, panamericanos y centroamericanos llenaron de gloria a Cuba en ese tiempo y dejaron claro que el bloqueo, aunque afecte, nunca podrá silenciar al deporte en la isla.

(*) Periodista de la redacción de Deportes de Prensa Latina.

yas/arp/cvl