Bolivia ingresa en la era de la industrialización

Bolivia ingresa en la era de la industrialización
Bolivia ingresa en la era de la industrialización      
Por Lourdes Pérez Navarro *
La Paz (PL) Con la inauguración el 7 de octubre de la Planta industrial de cloruro de potasio en el Salar de Uyuni, Bolivia ingresa en la era de la industrialización, precedida por la nacionalización de recursos naturales.

Bolivia vive años históricos gracias a la unidad del pueblo; hoy estamos unidos bajo un programa que permite sentar soberanía política, social y económica, afirmó el presidente Evo Morales en el acto de inauguración de esta megaobra ubicada en el departamento de Potosí.

El pueblo boliviano organizado, significó Morales, ha recuperado la democracia y sus recursos naturales, de ahí que el dinero que viene de las nacionalizaciones se distribuye en el país con obras como esta, en inversiones, proyectos y bonos sociales, aseveró.

El 13 de julio de 2015 el Gobierno firmó un contrato con la empresa china CAMC Engineering Ltda para la construcción, equipamiento y puesta en marcha de este proyecto.

La obra, ejecutada en 36 meses, requirió una inversión de 188 millones de dólares, financiados a través de un préstamo del Banco Central de Bolivia y es 100 por ciento del país.

Será operada íntegramente por profesionales y trabajadores bolivianos, que fueron capacitados y formados en universidades de Europa y Asia.

La planta tiene una capacidad máxima de producción de 350 mil toneladas por año de cloruro de potasio, fertilizante que mantiene una amplia aplicación en la agricultura.

Según los especialistas, entre los beneficios de este producto está aumentar el rendimiento de los cultivos, elevar la calidad de los frutos y mejorar la resistencia de las plantas a las enfermedades.

Este fertilizante es empleado con mayor frecuencia en el cultivo de papa, caña de azúcar, remolacha y en la mayoría de frutales y hortalizas.

La producción de esta fábrica logrará su máximo potencial en 2020. 'Este año (octubre, noviembre y diciembre) empezaremos de forma reducida. Tenemos previsto alcanzar entre 35 mil y 40 mil toneladas, las cuales ya están comprometidas para su comercialización en Brasil', informó el gerente de Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB), Juan Carlos Montenegro.

Añadió que paulatinamente la cifra se incrementará: para 2019 subirá a 120 mil toneladas, y a partir de 2020 se espera alcanzar la potencialidad plena.

Con la inauguración de esta planta Bolivia se ubica en el noveno lugar de la industria del cloruro de potasio a nivel mundial y en el tercero de Sudamérica. 'Bolivia ya no es un país enano, mendigo, dimos pasos importantes con la industrialización y eso seguirá gracias al pueblo boliviano, a su lucha', significó el presidente Morales.

A juicio del ministro de Energías, Rafael Alarcón, este es un sueño cumplido, una megaobra en el corazón del Salar de Uyuni que tiene que ver con la visión de Evo Morales y con el proceso de nacionalización de los recursos naturales impulsado por el Gobierno, lo cual ha posibilitado estas inversiones que provienen de ingresos propios del país.

Significó que en esta zona potosina se impulsa la industrialización con la ejecución de otras plantas, entre ellas, de carbonato de calcio, de materiales catódicos de litio y de baterías de este elemento alcalino.

HACIA LA INDUSTRIALIZACIÃ'N DEL LITIO

La Planta industrial de cloruro de potasio apuntala el proceso de industrialización del litio iniciado en 2009 y que se prevé concluir en 2021 con la producción de baterías destinadas, en principio, al mercado sudamericano, para luego extenderse a Europa.

El programa de desarrollo del litio en esta nación transcurre de manera gradual. De este modo aconteció una primera fase, denominada experimental o piloto, que sentó las bases del conocimiento y el impulso del proceso tecnológico.

A esta industria de cloruro de potasio le sigue la construcción de la Planta industrial de carbonato de litio, a cargo de la empresa chino-australiana Asociación Beijing Maison Engineering Company, en un periodo de 15 meses, con lo que cierra el ciclo de la segunda etapa.

En tanto, la tercera fase es la producción de baterías de iones de litio en alianza con el consorcio alemán ACI Systems, tras la firma el pasado 5 de octubre de la minuta de constitución de una sociedad mixta con la empresa estatal Yacimientos de Litio Bolivianos.

Este es un gran paso en la industrialización del país, afirmó el ministro boliviano de Energía, Rafael Alarcón, al intervenir en la ceremonia.

La firma de la minuta 'nos llevará en los primeros días de diciembre próximo al funcionamiento de esta sociedad que entre otras cosas nos permitirá implementar una planta de hidróxido de litio, otra de materiales catódicos y una tercera de baterías de litio', aseveró el titular.

El acuerdo con ACI Systems, subrayó, es producir hidróxido de litio y con una parte de este producto, unas 10 mil toneladas, emplearlas para fabricar cátodos y baterías; mientras, en paralelo, se construirá otra Planta de hidróxido de magnesio, proceso que demandará una inversión de al menos mil 200 millones de dólares.

Esto, dijo, llevará a escala industrial lo que Bolivia realiza actualmente a escala piloto, pues el país produce baterías de litio en Palca, cerca de la ciudad de Potosí, apuntó.

Alarcón explicó que las baterías de litio tienen cada vez más demanda en el mundo, pues sirven, entre otras cosas, para la electrónica, el almacenamiento de energías intermitentes (que dependen del sol) y para un mercado creciente: los vehículos eléctricos.

Significó que el consorcio alemán ACI Systems garantizará tecnología y mercado.

De este modo, Bolivia ingresa en la era de la industrialización que impulsará el desarrollo de esta nación, la cual en los últimos años lidera el crecimiento económico de Sudamérica.

arb/lpn

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.