Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos

Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos
Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos
Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos Tradición familiar para la alegría de niños bolivianos
Texto y fotos: Rosmerys Bernal Piña
La Paz, 31 dic (PL) Desde hace cuatro años, la familia de Dalila Rios realiza una iniciativa con los niños de la zona Alto Kupini, en la ciudad de La Paz, en Bolivia, para celebrar las fiestas de Navidad y Año Nuevo. (Video PLBolivia)
Se trata de 'la chocolatada', una oportunidad para disfrutar de la alegría de los más pequeños, que expresan su agradecimiento con sonrisas, bailes y saltos.

Los miembros de la familia se reúnen bien temprano en la mañana y preparan una gran olla con chocolate y leche caliente, acompañado de panecillos, los cuales comparten con los infantes, pero también les brindan a los adultos que los acompañan.

Se preparan las mesas, con manteles y adornos navideños en la entrada de la casa. Además, obsequian juguetes para los niños, quienes corren de un lado a otro, con la inocencia que los caracteriza.

Dalila ejerce el magisterio desde hace 25 años, y el contacto día a día con los pequeños, tanto en la escuela como en el barrio, la motivó a hacer algo por ellos, 'regalarles un poco de alegría', aseguró.

Le llama la atención que muchas veces los padres se van a trabajar y los pequeños se quedan solos durante todo el día. De ahí surgió entonces la idea de hacer una chocolatada en los alrededores de su casa en esta época del año.

El chocolate le recuerda su infancia y la de sus hijos, pues se trata de una costumbre de familia, que hoy trasciende los límites del hogar.

Apenas comienza el mes de diciembre, 'los niños que ya nos conocen, me preguntan en el mercado o en la escuela, si este año vamos a hacer la chocolatada, y al responderles afirmativamente muestran siempre una sonrisa', explicó Dalila.

Entre todos los miembros de la familia compran los juguetes y comienzan días antes de la fecha fijada a repartir panfletos y anunciar la actividad por los parlantes.

La jornada se convierte en una fiesta navideña, infantil, para concluir con satisfacción un año y recibir el nuevo, un regalo para los niños, pero también para nuestra familia, que se encuentra más unida, comentó a Prensa Latina esta madre y educadora.

agp/rbp