Uruguay y la vecina sombra

Uruguay y la vecina sombra
(Por Hugo Rius *)
Montevideo (PL) A Brasil lo llaman el gigante sudamericano, y ya no solo por obvia dimensión física sino por la inevitable sombra geopolítica que expande sobre el vecindario regional, país por país.
Y Uruguay como todos, o acaso como el que más, por fronterizo, pequeñez territorial y limitados recursos económicos, desde los orígenes históricos debió colocar un corto catalejo rumbo a los sucesos potencialmente influyentes de 'al lado'.

Ahora, desde poco antes del primer día de 2019 el foco del lente uruguayo mucho se centra en Jair Bolsonaro, cuyas amenazas de campaña electoral y algunos reveladores pasos iniciales una vez con los poderes presidenciales obtenidos en las urnas, cuanto menos desata preocupación.

Desde la victoria del derechista capitán retirado del ejército, el presidente de Uruguay Tabaré Vázquez se comportó con el buen juicio pragmático del estadista sereno que cuida de intereses bilaterales en áreas vitales como el comercio, la cooperación económica y la seguridad.

Con independencia del sentir dentro del gobernante Frente Amplio en el que milita, el mandatario llamó telefónicamente al triunfador brasileño para felicitarle y asistió a su toma de posesión el 1 de enero sin que el orondo anfitrión se reuniera con él como hizo con otros huéspedes de similar envergadura, lo habitual después de ceremonias de asunción.

Poco podía sorprender, si al anunciar el equipo diplomático de Bolsonaro su primera gira por la región, priorizara a Chile y dejara fuera a Uruguay, de tal manera que pronto medios de este país lo interpretaron como un mensaje de definición y advertencia políticas. De mayor alcance resultó las todavía sin despejar repetidas señales de apartarse, reformar o a la larga reducir el peso del Mercado Común del Sur (Mercosur), del que precisamente Brasil es el principal socio comercial y el segundo a nivel mundial.

En 2018 se exportaron mil 132 millones al país vecino de los cuales el 15 por ciento eran plásticos y manufacturas, el 13 por ciento malta y el 12 por ciento lácteo y a juicio de expertos el hecho de que no se priorice el comercio en el bloque puede incidir directamente en estos números, lo que genera incertidumbre a nivel de la izquierda.

Desde ese lado se aprecian significativos indicios inquietantes tales como la felicitación del presidente Donald Trump a Bolsonaro por 'el gran discurso' inaugural que pronunció y la disposición verbal recíproca de aceptar una base militar estadounidense en Brasil y además una proyectada cumbre de ambos en marzo.

Para el diputado socialista Roberto Chiazzaro, con la preferencia hacia los vínculos con Chile, también se produce una ruptura del sentido y el espíritu de los pactos de Foz de Iguazú que sellaron los presidentes José Sarney (Brasil) y Raúl Alfonsín (Argentina) en noviembre de 1985.

'Si Brasil se va del Mercosur y se rompe el Mercosur o si se transforma en una zona de libre comercio, para Uruguay es gravísimo, porque perdemos las ventajas comparativas que tenemos de ingreso a Argentina y Brasil, que son los únicos lugares en los que podemos vender algo con valor agregado', explicó Chiazzaro al periódico El País.

El legislador no solo reconoció su preocupación, sino que consideró que de concretarse un escenario de este tipo 'es un problema de Estado, porque hoy afecta al Frente pero mañana puede afectar a blancos y colorados', en la eventualidad de que sus partidos lleguen a ganar elecciones en el futuro.

'Evidentemente los cambios políticos y estratégicos que lleva adelante Bolsonaro tienen que preocupar mucho al gobierno uruguayo por el giro que puedan dar y la consecuencia que puede tener esto para el comercio nacional', acotó.

A nivel comercial bilateral la preocupación pasa por ser Brasil el segundo socio comercial de Uruguay, y analistas apuntan en este sentido que Bolsonaro tiene dos apoyos fuertes: la bancada evangélica y la agropecuaria.

'La bancada agrícola es muy fuerte en Río Grande del Sur, donde nuestros productos compiten. Si esa bancada hace pesar sus intereses puede haber dificultades para ingresar nuestros productos', indicó un economista del Frente Amplio.

Brasil es para Uruguay uno de los principales destinos de exportación, que se disputa el primer puesto con China y en 2018 vendió al vecino 840 millones de dólares, mientras le compraron mil 210 millones.

Debido al Mercosur ambos países tienen una zona de libre comercio, aranceles cero para todos los productos a excepción del azúcar y de las autopartes que se negociaron separadamente.

Pero a fines del año precedente por ejemplo el ministro de Agricultura de Brasil, presionado por los productores lecheros del sur anunció que se bloquearía el ingreso de los lácteos uruguayos y tuvieron que intervenir los presidentes Temer y Vázquez para solucionar el problema, al igual que antes hubo trabas para el arroz.

Bolsonaro también aseguró que su país buscará mayor apertura comercial y acuerdos con nuevos países como Estados Unidos o Israel, un cambio muy radical ya que Brasil tradicionalmente fue muy proteccionista y si quiere lograr acuerdos deberá rebajar barreras.

Uruguay integra el Mercosur y tiene a través de él acuerdos con Chile, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela, Cuba, Palestina, Israel e India. Si un miembro del bloque quiere negociar solo un TLC debe pedir permiso a sus socios. Por separado, Uruguay solo tiene con Chile y México.

Los dichos de Bolsonaro parecen indicar que buscará acuerdos bilaterales por fuera del Mercosur.

Demasiado temprano para formular prognosis, dirán unos. Otros por el contrario sostendrán que la previsión forma parte del arte de la política de gobernanza y aún más de la supervivencia.

Tampoco es para desechar en un escenario por delante de contienda electoral la tentación por alucinados políticos internos de mimetizar un cercano modelo derechista, autoritario, conservador y neoliberal al modo Bolsonaro del que algunos se inclinan a replicar.

Como si la consciente cultura democrática de los uruguayos no fuera un sólido bastión ante una vecina sombra por gigante que sea.

arb/hr

*Corresponsal de Prensa Latina en Uruguay.