Agenda del Bicentenario por una Bolivia líder

Agenda del Bicentenario por una Bolivia líder
(Por Odalys Buscarón Ochoa *)
La Paz, (Prensa Latina) La denominada Agenda del Bicentenario (2025) plantea desafíos inéditos en la historia nacional para situar a Bolivia entre los países líderes en el progreso, dentro de la región y en el mundo.
El proyecto para un país mejor sustenta el programa de Gobierno para el próximo lustro del oficialista Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político Para la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), con Evo Morales a la cabeza.

Su consecución a buen puerto dependerá de la reelección del presidente Morales en los comicios del 20 de octubre, con un voto responsable y consciente de la ciudadanía para preservar los logros.

Porque al decir del propio mandatario, en 180 años de la historia moderna boliviana ningún gobierno se trazó el uso de los vastos recursos naturales del país en procura del progreso nacional y de una imagen próspera.

Si implementamos esos planes Bolivia en 10-15 años será una potencia económica, aseguró convencido, al ponderar los logros de los últimos 13 años, desde que arrancó bajo su liderazgo el proceso de cambio, en contraste con el drama económico y social que padecía el país antes de 2005.

Para el líder boliviano, 'está garantizada la liberación política, social y cultural, y también la liberación económica, con las nacionalizaciones y lo que toca es la liberación tecnológica-científica'.

A la par, por ello, de los programas sociales y de incentivos laborales, la Agenda prioriza las inversiones y la industrialización del país.

Recordó Morales recientemente que a la llegada de su Gobierno Bolivia 'era prácticamente una colonia de Estados Unidos en lo político, económico y programático'.

En trece años la nación exhibe otra imagen, dijo, que se traduce en el liderazgo regional en cuanto a crecimiento económico consecutivo con un promedio de 4,5 por ciento anual y una reducción sensible de los niveles de pobreza y precariedad extrema.

PILARES DE LA AGENDA DEL BICENTENARIO

El presidente Evo Morales encabezó en días recientes una serie de reuniones con dirigentes de las agrupaciones departamentales aglutinadas en la Coordinadora Nacional Por el Cambio (Conalcam), cuyas bases serán el escenario fundamental de los debates para enriquecer y fortalecer el programa de Gobierno del MAS-IPSP.

Para el 5 y 6 de julio está previsto un encuentro nacional que presidirá Morales, como el epicentro de la campaña de cara a las consultas de octubre, cuando en las urnas se decidirá la continuidad del proceso de cambio o el retorno del neoliberalismo.

A poco más de seis meses de las elecciones generales, ninguno de los binomios presidenciales que contenderán con el MAS-IPSP presentó un programa alternativo a la ciudadanía, cuando menos afloran divisiones y escándalos por corrupción que salpican el entorno de candidatos opositores.

De momento, el presidente en ejercicio dio a conocer la Agenda del Bicentenario, que signará su programa de Gobierno para el próximo quinquenio con 13 pilares que lo sustentan.

Entre las prioridades que requerirán de recursos e inversiones están la industrialización, a partir de la producción del litio, potasio, la soya transgénica y otras ramas de punta para la proyectada revolución tecnológica.

Alimentación saludable, como el pilar de la filosofía del Vivir Bien; los planes de salud, educación, vivienda, mejoramiento de la infraestructura vial, empleo y lucha contra la pobreza y la corrupción descuellan también en la mira de una transformación radical de Bolivia hacia 2025-2030.

HACIA UN NECESARIO SALTO CUALITATIVO

Para la titular de redes de conocimiento intelectual de la Vicepresidencia, Ximena Centellas, Bolivia tiene una responsabilidad histórica y continental de seguir profundizando la opción socialista, el manejo del poder y la autodeterminación de los pueblos.

Se refirió la intelectual en entrevista exclusiva a Prensa Latina al lógico proceso de transformación, hacia un salto cualitativo del ejercicio del poder, a fin de lograr un impacto mayor de las políticas públicas que desarrolla el Gobierno desde los distintos órganos.

Admitió sobre los desafíos de consolidación del proceso de cambio en un complicado contexto mundial y regional, donde 'cada vez más los gobiernos progresistas están siendo atacados y la derecha se está rearmando'. Corresponde contar con una alerta y solidaridad mancomunada en la lucha para seguir adelante, subrayó.

Si bien reconoció los avances en la alfabetización de la población gracias al apoyo cubano y venezolano, con cero analfabetismo hoy, consideró necesario pasar a una etapa de cristalización y profundización de las conquistas alcanzadas.

Hay dos fuerzas contendientes, reflexionó Centellas sobre el momento clave para el futuro del país: o profundizamos el proceso de cambio hacia el socialismo, o retrocedemos y la derecha vuelve a ganar.

'Nuestra derecha carente de un proyecto por la profunda dependencia que ha tenido siempre con el imperialismo y de las empresas transnacionales, no es capaz de elaborar un proyecto alternativo', esbozó en clara alusión a la falta de 'visión país' de los partidos conservadores que pugnan por retomar el poder.

Por otro lado, destacó como argumento irrebatible, que refuerza el apoyo a las autoridades, la conciencia de una mayoría en que en estos 13 años se ha hecho más por la ciudadanía y la nación, que en toda la historia republicana de Bolivia, en distintos ámbitos.

Hay, dijo la funcionaria, una percepción clara de un posicionamiento en la población de no volver atrás y que 'ahora estamos mejor con Evo'.

Entre la juventud, sobre todo, existe cierta concientización de que el presidente Evo es la garantía para seguir hacia delante, lo cual significa un importante caudal de apoyo, opinó.

Otro factor a favor del proceso es la unidad en torno a los logros, apuntalada fundamentalmente por las organizaciones sociales bolivianas que tienen una historia de luchas articuladas durante la dictadura y los gobiernos neoliberales.

Para la intelectual boliviana, el debate como parte de la Agenda Bicentenario deberá incluir también la necesaria reconfiguración de la familia, las relaciones de género, a fin de generar nuevos sujetos colectivos que respondan a los retos actuales y al proyecto de construcción del socialismo comunitario, la máxima aspiración.

Las elecciones solo son una batalla, hay que democratizar el proceso y el poder popular, en aras de una nueva Bolivia, sentenció la dirigente.

arb/oda

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.