Bolivia: la industrialización de hidrocarburos es una realidad

 Bolivia inició su época de industrialización de los hidrocarburos con la inauguración de la planta de amoniaco de urea, ubicada en Bulo Bulo, departamento de Cochabamba
Por Claudia Dupeirón *
La Paz (PL) Bolivia inició su época de industrialización de los hidrocarburos con la inauguración de la planta de amoniaco de urea, ubicada en Bulo Bulo, departamento de Cochabamba, la cual representa un salto cualitativo en la transformación del gas en el país. (Video)
La industria, a cargo de la compañía surcoreana Samsung Engineering Co., demandó una inversión de 953 millones de dólares para su construcción y se extiende por un terreno de más de cinco kilómetros.

De forma inicial, la planta será operada por técnicos de Samsung Engineering Co., quienes también capacitarán a los profesionales bolivianos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPFB) en el manejo del moderno complejo.

En declaraciones a Prensa Latina, el embajador de Corea del Sur en Bolivia, Jong-Cheol Lee, señaló que la planta es un gran proyecto para Bolivia y su gobierno mantiene la disposición de continuar brindando conocimientos y tecnología.

Asimismo, felicitó al Estado boliviano por invertir en la

industrialización del gas, 'lo cual abrirá importantes oportunidades para la nación sudamericana y contribuirá en las perspectivas de convertirse en el corazón energético de la región'.

El presidente Evo Morales explicó, durante la inauguración de la obra el 14 de septiembre, que la industria es una de las más grandes de Suramérica y constituye el primer proyecto petroquímico concluido en el país.

Obras como estas se concretan hoy gracias a las luchas por la

independencia económica y social, llevadas a cabo por sectores como los mineros, petroleros, maestros, transportistas, entre otros, destacó el jefe de Estado.

Según manifestó el ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Sánchez, durante la inauguración de la planta, la urea es el fertilizante más usado en el mundo y su producción en el país se convierte en un factor importante para el desarrollo económico, pues potenciará la agricultura.

Bulo Bulo tiene una capacidad de producción de 600 mil toneladas de urea al año, de las cuales el 20 por ciento abastecerá el mercado interno lo cual abaratará los costos de fertilizantes e incrementará la capacidad productiva para quienes siembran maíz, trigo, arroz, papa y quinua.

Con ello, Bolivia dejará de importar casi 30 mil toneladas de ese producto y el mercado interno será el más importante para la venta del fertilizante.

Además, dicha entidad, que consumirá gas boliviano para la

fabricación del producto, posibilitará el aumento de 2,5 millones de áreas de cultivo a 17 millones, lo cual incrementará en un 42 por ciento la productividad en el país y con ello, la seguridad alimentaria, expresó el titular.

Por su parte, el director de la Empresa Estratégica de Producción de Abonos y Fertilizantes, Remmy Gonzáles, explicó que la industria de urea y amoníaco permitirá un ahorro interno de 15 millones de dólares al año y satisfacer un tercio de la demanda de ese producto que se compra en el estado brasileño de Matto Grosso.

Asimismo, indicó que el precio en el mercado interno bajará al menos en un 10 por ciento. El monto actual de la tonelada de ese producto en el mercado internacional es de aproximadamente 280 dólares.

La planta es un hito histórico -remarcó Sánchez- pues representa un salto cualitativo en la transformación de los hidrocarburos, que tendrán valor agregado para su comercialización a nivel nacional e internacional.

Sánchez anunció que Bolivia debe ingresar 233 millones de dólares anualmente por la venta de urea a mercados de la región de países como Perú, Argentina, Paraguay, Argentina y Brasil, en los estados Mato Grosso y Mato Grosso do Soul, con quienes preparan ya la concreción de los acuerdos.

Igualmente informó que, en aproximadamente un mes, la planta ya tendrá la cantidad de urea lista para el mercado interno y la exportación.

Uno de los principales compradores de la urea boliviana será Brasil, apuntó.

De acuerdo con un informe de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), los gobernadores de los estados brasileños de Mato Grosso, Pedro Taques, y Mato Grosso do Soul, Reinaldo Azambuja, respectivamente, suscribieron un memorando de entendimiento con el Ministerio de Hidrocarburos para concretar la compra del fertilizante.

Con el objetivo de consolidar a Bolivia como principal exportador de urea también para Argentina, Paraguay y Perú, la planta de Bulo Bulo producirá diariamente dos mil 100 toneladas métricas del fertilizante, de las cuales el 80 por ciento será para la exportación.

Según el ministro boliviano de Hidrocarburos, la planta de Bulo Bulo representa el fortalecimiento de pilares básicos de la gestión de Morales, tales como soberanía energética, estabilidad y crecimiento económico, la nacionalización de los recursos naturales y la industrialización.

Esa fábrica corresponde a la segunda fase del proceso de

industrialización del gas en la nación andino-amazónica, pues la primera concluyó con la construcción y puesta en funcionamiento de las plantas separadoras de líquidos Río Grande (Santa Cruz) y Gran Chaco (Tarija).

La primera industria petroquímica de plásticos Gran Chaco de Bolivia, asociada a la de separación de líquidos de gas natural, está prevista para iniciar todas sus operaciones en 2021.

El presidente Evo Morales impulsó esa iniciativa, que cuenta con una inversión de mil 800 millones de dólares para generar etileno, polietileno, propileno y polipropileno.

Las plantas separadoras de líquidos y la productora de urea, que inició el proceso de industrialización de los hidrocarburos en Bolivia, forman parte de las metas del país sudamericano por alcanzar su soberanía tecnológica y colocarse como corazón energético de Sudamérica.

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.

arb/car/cdg