Granjas de Sheeba en el sur libanés con tensa calma

Granjas de Sheeba en el sur libanés con tensa calma
(Por Armando Reyes*)
Beirut, (Prensa Latina) La decisión del gobierno estadounidense de reconocer soberanía israelí sobre los Altos del Golán de Siria, mantiene tensa calma en las Granjas de Sheeba, otro territorio ocupado por Tel Aviv perteneciente a El Líbano.
El integrante del Consejo municipal de Sheeba, Akram Kanaan, es uno de los que, al igual que muchos otros, se siente molesto con el presidente Donald Trump ante la amenaza de que adopte una posición similar respecto a las Granjas, las colinas de Kfar Shuba y la aldea Gayar.

Esos tres lugares libaneses permanecen bajo ocupación desde la guerra de los Seis Días en junio de 1967, cuando el ejército israelí las invadió y tomó, pese a que El Líbano no fue beligerante en aquella contienda.

Kanaan afirma que no importa cuánto tiempo pase, pero algún día volverán a manos libanesas.

A juicio del político, Trump carece de derecho a ceder tierra que no le pertenece a quien no lo merece, una idea semejante a la expresada por el diputado Yasin Jasmine, jefe de la comisión de Relaciones Exteriores del parlamento libanés.

'...son territorios árabes que se liberarán más tarde o más temprano, como se liberó el sur del país', vaticinó Kanaan.

Las Granjas de Sheeba abarcan unos 250 kilómetros cuadrados, o sea, alrededor de 2,5 por ciento de la extensión total de El Líbano y muchos ciudadanos poseen títulos de propiedad, registrados en la ciudad costera libanesa de Sidón, la cabecera de la región sureña.

El origen de la disputa se remonta al período colonial, cuando Francia dibujó mapas de la zona sin oficializar la frontera.

Después de una ocupación de 18 años (de 1982 A 2000), Israel se retiró de la parte meridional libanesa, pero mantuvo en su poder a las Granjas de Sheeba.

Hizbulah, la milicia que expulsó en 2000 al ejército de Tel Aviv, consideró incompleto ese repliegue y exigió, junto con el gobierno libanés, la devolución de ese territorio, de las colinas de Kfar Shuba y de la aldea Gayar, pero Israel no accedió con el pretexto de que Sheeba era de Siria cuando la capturaron en 1967.

Damasco no ha expresado una posición clara sobre el tema, porque alega que demarcará la línea fronteriza cuando el ocupante se retire.

Al respecto las resoluciones de la ONU dicen que el reclamo libanés debe resolverse junto con el destino del Golán, y no reconoce soberanía israelí en ningún caso.

El tema es controvertido, incluso entre los propios libaneses, pues, aunque la mayoría estima que las Granjas de Sheeba y Kfar Shuba forman parte del país, algunos sugieren que esa demanda ofrece una plataforma a Hizbulah para mantener sus armas.

Por lo pronto, la belleza de las Granjas pone a disposición del visitante ríos y manantiales, una biodiversidad incalculable, al tiempo que los pastores conducen a sus ovejas por un área con predominio del verde.

Cada 100 metros, barriles blancos y azules marcan la llamada Línea Azul o frontera que la ONU trazó después de la retirada del derrotado ejército israelí.

Hay una relativa calma desde agosto de 2006, luego que el Consejo de Seguridad de la ONU emitió una resolución para poner fin a una guerra de 34 días entre Israel e Hizbulah que terminó con la victoria de este último.

Esa disposición del máximo organismo internacional impone que solo los ejércitos libanés e israelí y los cascos azules pueden merodear por la zona, en previsión de que haya otra confrontación.

En las cercanías de Kfar Shuba, la vida transcurre con aparente tranquilidad con tiendas de bisuterías, textiles y productos comestibles y víveres.

Empero, es notorio el malestar de la población.

El tendero Riad Khalifeh, quien tenía 23 años de edad cuando las fuerzas israelíes capturaron las colinas de Kfar Shuba en 1967, no deja de mostrar su rechazo a la declaración de Trump sobre el Golán.

'¿Quién te dio derecho de dar una tierra que me pertenece a mí o a Palestina o a Siria a un enemigo que la está ocupando?', dijo Khalifeh, en declaraciones citadas por el periódico The Daily Star.

arb/arc

*Corresponsal de Prensa Latina en El Líbano.