El juego de tronos ucraniano

El juego de tronos ucraniano
(Por Antonio Rondón García)
Moscú, 14 abr (Prensa Latina) En medio de una sucia campaña electoral, la versión ucraniana de ''Juego de Tronos'' se agudiza hoy con intercambios mediáticos del actual mandatario Piotro Poroshenko y el showman Vladimir Zelensky.
Lejos de presentar en estos días sus respectivos programas políticos, en caso de una victoria en las urnas, ambos candidatos decidieron agudizar su intercambio mediante anuncios publicitarios, tanto en las calles como en la televisión.

Analistas consideran que la costosa competencia, mediante la utilización de campañas publicitarias, levanta sospechas sobre las fuentes de financiamiento de Poroshenko y Zelensky, mientras su disputa deja un gran vacío sobre muchas preguntas de la población.

En lugar de ofrecer soluciones al problema de los pensionados, los bajos salarios, las altas tarifas comunales o como salir de la crisis económica, Poroshenko y Zelensky se retan a participar en debates públicos que nunca llegan a realizarse.

Así ocurrió con el esperado enfrentamiento de los candidatos en el estadio Olimpisky, de Kiev, con una capacidad para unas 70 mil personas. Sin embargo, se presentó solo Poroshenko y nada ocurrió.

Poroshenko, quien ya conoce los resultados de los sondeos, en los cuales pierde abiertamente en la segunda ronda electoral del próximo domingo frente a Zelinsly, acelera lo que es llamado aquí como propaganda negra en videos de campaña televisivos.

Zelensky, a quien los sondeos le dan un 51 por ciento de la preferencia electoral, mostró un anuncio donde se presentaba como una persona que aboga por cambios y por dejar atrás el pasado, con un fondo similar al del estadio Olimpisky.

En las redes, casi de inmediato, apareció otro comercial, donde en el momento en que el comediante es atropellado súbitamente por un camión, tras lo cual se muestra algo similar a la cocaína con el lema: 'A cada uno, según su destino'.

Luego que los expertos de la campaña electoral de Poroshenko parecieron reconocer que el tema del acercamiento de Zelensky con Rusia le hacía poco daño, decidieron acusarlo de drogadicto.

Pero, al parecer, tal estrategia tampoco dio los frutos esperados. De acuerdo con la firma Reiting, el showman, ganador de la primera vuelta con 30,24 por ciento de los votos, podría recibir el 61 por ciento de apoyo de quienes se proponen votar.

Los expertos, no obstante, reconocen que en el caso de los nexos con Moscú, el conflicto de Donbass, el regreso de Crimea a la jurisdicción rusa, el ingreso a la Unión Europea o a la alianza atlántica, los dos candidatos mantienen posiciones muy similares.

Apenas hay diferencias en los métodos. Zelensky, quien la mayoría del tiempo habla en ruso, ve posible un diálogo con el Kremlin sobre el diferendo en Donbass y aboga por un referendo para ingresar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Poroshenko es partidario de un ruptura total con Rusia, como lo fue la cancelación del tratado de amistad y buena vecindad, de resolver por la fuerza el asunto de Donbass y de ingresar a como dé lugar en el bloque noratlático.

Quizás ello explica que el 41 por ciento de quienes votarían por el comediante lo haría porque está en contra de Poroshenko, mientras el 57 cree en la posibilidad de cambios positivos con la llegada del artista a la Presidencia.

Pero los analistas estiman que Zelensky está lejos de ser el profesor de historia Vasily Galoborodsky, convertido en Presidente, que interpreta en el serial satírico Sluga Naroda (Al servicio del pueblo). La realidad es muy diferente.

Al menos 60 de cada 100 encuestados por Reiting indicaron que votan por el showman en protesta por la precaria situación socioeconómica en el país.

El 83 por ciento de los ucranianos considera necesario aplicar medidas radicales para mejorar la situación, mientras que el 40 por ciento de quienes votarían por Poroshenko lo hace más bien por su oposición al presidente ruso, Vladimir Putin.

La oposición a Putin en las elecciones presidenciales ucranianas es una idea del estado mayor electoral de Poroshenko, que decidió situar decenas de vallas con una foto de él frente a Putin, al considerar que esa es la verdadera elección del día 21.

Pero poco después, ante la reacción negativa o contradictoria que provocó ese tipo de método para la campaña electoral, los anuncios debieron ser retirados.

Muchos politólogos estiman que en el balotaje del próximo domingo queda más clara la preferencia de los ucranianos, en este caso por Zelensky. Con ello se pondría fin a una nueva temporada, en su versión ucraniana, del popular serial Juego de tronos.

mem/to/gdc