Ingenio San Buenaventura, producción contra falacias

.Ingenio San Buenaventura, producción contra falacias (Foto: Lemay Padrón)
Ingenio San Buenaventura, producción contra falacias .Ingenio San Buenaventura, producción contra falacias Ingenio San Buenaventura, producción contra falacias Ingenio San Buenaventura, producción contra falacias
(Por Lemay Padrón Oliveros *)
La Paz, (Prensa Latina) Pocas empresas en Bolivia sufren campañas tan crueles como la Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba), víctima de difamaciones de todo tipo, sin bases sustentables.
Pese a llevar adelante un proyecto prometedor por tres años, algunos medios de prensa desaconsejaron su puesta en marcha por considerar imposible que se pueda producir azúcar en el norte de La Paz.

No bastó la existencia de estudios científicos que indican lo contrario y que en su primera zafra oficial, el año pasado, lograra un rendimiento promedio de alrededor de 80 toneladas métricas de caña por hectárea, cuando la media nacional no supera las 50.
.
Tampoco ha sido suficiente que la Easba genere ingresos, lleve su producción a todos los rincones del país, e incluso a Perú, Italia y Colombia, y obtenga hasta seis productos derivados, además del azúcar morena y refinada.

El gerente de la empresa, Ramiro Lizondo, adelantó que en la actualidad se gestiona el financiamiento de 35 millones de bolivianos (unos cinco millones de dólares) para construir una planta deshidratadora con el objetivo de obtener alrededor de seis millones de litros de alcohol anhidro para 2020.
.
Cuando arranquemos con la producción de etanol, vamos a generar seguridad en la producción de carburantes y ayudaremos a reducir la subvención a los combustibles. Sin embargo, la oposición dice que hemos pedido un crédito de 71 millones de dólares, expresó.

Al respecto, comentó que Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPBF) estableció un precio muy atractivo para los próximos cinco años, y casi todos los ingenios el país, ubicados en su mayoría en Santa Cruz (este), entraron en la producción de alcohol anhidro.
.
Nosotros queremos también entrar en ese proceso, y de alguna manera compensar los bajos precios del azúcar en el mercado internacional en los últimos años, por eso nuestros ingenios se concentran sobre todo en el mercado nacional, manifestó.

San Buenaventura obtuvo ingresos por 28 millones de bolivianos (cuatro millones de dólares) en 2018, y este año prevé generar 39 millones de bolivianos (casi seis millones de dólares).

Para esta campaña, durante nuestra segunda zafra oficial que lanzaremos a mediados del mes de julio, la Easba estima producir más de 400 mil quintales de azúcar, para lo cual se prevé el procesamiento de 220 mil toneladas de caña, de 143 mil logradas el año pasado, señaló Lizondo.

Trabajando a su máxima capacidad, San Buenaventura puede abastecer de azúcar a La Paz y El Alto, que sumados poseen alrededor de dos millones de habitantes, y llegar al 11 por ciento de la producción nacional.
. En la Easba blanquean las mieles a través de un proceso de ozonización, una tecnología que por primera vez se introduce en Bolivia, la cual implica además usar menos azufre, y les permitirá ser competitivos por los próximos 30 años.

MÁS ALLÁ DEL AZÚCAR

Pero no solamente se trata de producir azúcar, pues como recuerda Lizondo, antes del establecimiento del ingenio, esa región estaba abandonada, y hoy cobra vida y ofrece sustento a miles de personas (unos 500 empleados directos y cinco mil indirectos) a lo largo de toda la cadena de producción y comercialización.

La infraestructura que acompaña al central, y el movimiento social que genera consigo, tienen un valor incalculable para los moradores de la región, algunos llegados allí desde la sureña Tarija décadas atrás, cuando por primera vez se habló del proyecto.

Hoy son los hijos de esos primeros 'aventureros' los que trabajan en los cañaverales, como premio a la perseverancia y suerte de reparación para sus progenitores, y aunque no estén vinculados directamente al cultivo, trasmiten sus conocimientos en una zona donde no se conoce la caña.

Ha sido también un acierto de la Easba lograr que todos esos campesinos entiendan la importancia de aprovechar las condiciones del terreno para producir azúcar, y que el cambio trae beneficios directos para ellos y para el país.

Un buen ejemplo es la generación de electricidad, pues en la pasada zafra se lograron 11 mil megavatios, de los cuales se inyectaron dos mil 100 al sistema electroenergético nacional, 'suficiente para alumbrar la zona norte del país en ese período'.

Hemos construido 513 kilómetros de vías de acceso en el área de influencia del proyecto, señala Lizondo, como otro ejemplo del alcance global de su trabajo en la zona.

El sector del trasporte también se ha reanimado allí, pues la Esba se ha convertido en fuente segura de empleo para sindicatos de transportistas, que tienen de esta manera trabajo estable durante casi todo el año.

Los ejemplos son claros y contundentes, y como dice el refrán: no hay peor ciego que el que no quiere ver.

arb/lp

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.