El contrabando, un enemigo interno de Bolivia

(Por Nara Romero Rams *)
La Paz, (Prensa Latina) La construcción de 25 puestos militares adelantados en zonas fronterizas con Chile y Perú, es una de las estrategias por las que apuesta Bolivia para luchar contra el contrabando, delito considerado un enemigo interno.
El viceministro de Lucha contra el Contrabando, coronel Gonzalo Rodríguez, afirmó en entrevista con Prensa Latina que hasta la fecha fueron entregados cinco de un total de 25 esas instalaciones en la frontera chilena, mientras se construyen otras seis cerca del salar de Uyuni (Potosí), Bella Vista, La Queca y Pisiga (Oruro).

Para mayo próximo prevén tener controladas en su totalidad las fronteras con esos dos países vecinos.

A una pregunta sobre el estado de la cooperación con el Gobierno de Chile para combatir el contrabando, Rodríguez calificó de muy difícil el trabajo, porque el tráfico ilícito de mercancías procede principalmente de su lado, y marcos legales como la Ley Iquique protegen ese tipo de acciones.

Explicó que esa norma establece que toda mercancía de tránsito por territorio chileno debe estar a nombre de sus ciudadanos y los bolivianos que cruzan para comprar productos pagan comisiones antes de cruzar la frontera.

Aseguró que el mecanismo contribuye al fortalecimiento de la economía de ese país, al que calificó de una mutilación a las iniciativas de desarrollo productivas bolivianas, además de ser una amenaza a las finanzas y seguridad por el uso de 118 caminos por parte de los contrabandistas para ingresar mercancías ilegales.

'Tenemos más de siete mil 300 kilómetros de frontera con cinco países, y el 70 por ciento del contrabando entra por Chile (880 kilómetros de frontera)', comentó.

Para enfrentar ese delito, actualmente las Fuerzas Armadas asumen la responsabilidad de custodiar las zonas fronterizas, junto al personal ubicado en los puestos militares adelantados.

El viceministro boliviano declaró que esos efectivos están autorizados a utilizar la fuerza cuando sean atacados por los contrabandistas, estos últimos cada día más organizados y armados.

Confirmó hasta la fecha 26 militares heridos, 12 vehículos del Ejército destruidos, más de 200 incautados utilizados para el contrabando y en curso varios procesos legales a ciudadanos que protegen a los delincuentes.

TRABAJO AL INTERIOR DE BOLIVIA, SEGUNDA LÍNEA ESTRATÉGICA

La primera línea estratégica en la lucha de Bolivia contra el contrabando es garantizar la cobertura en la frontera, y la segunda, el trabajo en los 50 kilómetros hacia el interior del país, explicó Rodríguez a Prensa Latina.

En esa zona opera el Comando Estratégico de Lucha contra el Contrabando y las Fuerzas de Tarea Conjunta (FTC), esta última fortalecida con la Unidad de Supervisión y Control integrada por secciones para evitar hechos de corrupción en el personal que realiza ese tipo de misiones, precisó.

Asimismo, cuenta con una unidad para la destrucción de caminos y vela porque no sean reactivados por los contrabandistas, y otra estructura para el control social donde la población denunciará la presencia de mercancía de contrabando.

El coronel destacó la coordinación, establecida por la Ley 1053 Fortalecimiento de la Lucha contra el Contrabando, entre las instituciones responsables de combatir ese delito como las Fuerzas Armadas, la Policía, el Ministerio Público y la Aduana.

Precisó que las Fuerzas Armadas controlarán para todos los puntos secundarios de ingreso al país descuidados anteriormente, mientras que la Policía junto con la Aduana y el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) y otras dependencias estatales fortalecerán los puntos primarios de ingreso a territorio boliviano.

Afirmó que el personal ubicado en los puntos militares adelantados está equipado para enfrentar a los contrabandistas, aunque el éxito de la nueva estructura está en la destrucción de los caminos de penetración.

'Si aislamos a los puestos militares de esos caminos evitaríamos las confrontaciones con los delincuentes', resaltó.

Recordó la promulgación en abril de 2018 de la Ley 1053 y, un mes después, por Decreto Supremo nace el viceministerio de Lucha contra el Contrabando, una política por primera vez aplicada en la historia de la nación andino-amazónica.

'Durante 193 años Bolivia careció de estrategias para combatir el contrabando y, gracias al presidente Evo Morales, fueron implementadas políticas que posibilitan enfrentar ese delito y proteger las fronteras', señaló.

A finales de julio de ese año -agregó- fue creado el Comando Estratégico de Lucha Contra el Contrabando, responsable de intervenir en la zona de seguridad fronteriza con Chile y en Titicaca con Perú, donde actúan cinco FTC.

La adquisición de 48 camionetas abiertas y cerradas, e igual cantidad de motocicletas para los puestos militares adelantados garantizan la calidad de las operaciones militares en esa zona.

Bolivia hoy enfrenta el contrabando con la implementación de políticas, el acompañamiento de instituciones gubernamentales y el reforzamiento de sus fronteras con personal calificado, ante las pérdidas económicas que genera ese flagelo cada año.

Una lucha que no cejará, a decir del entrevistado, mientras esté comprometida la soberanía del Estado Plurinacional.

arb/lp/nmr

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.