Emplazamiento presidencial al Congreso genera tensiones en Perú

Emplazamiento presidencial al Congreso genera tensiones en Perú
(Por Manuel Robles Sosa)
Lima, 22 may (Prensa Latina) Un rastro de tensiones e intercambio de reproches se respira hoy en Perú tras el emplazamiento del presidente Martín Vizcarra al parlamento de mayoría opositora neoliberal, aunque parece que aún hay espacio para la conciliación.
El mandatario recibió duros ataques de diverso origen, por cancelar la participación del primer ministro Salvador del Solar, y el titular de Justicia, Vicente Zeballos, en una sesión de la comisión legislativa dedicada a las reformas políticas impulsadas por el Gobierno y resistidas por ese sector de la oposición.

Además, afirmó que el Legislativo carece de voluntad de cambio y lo exhortó a tratar el tema sin trampas, en una reacción motivada por el rechazo sumario al proyecto gubernamental de reforma que autoriza a la Corte Suprema a levantar la inmunidad de congresistas que incurran en delitos.

Tal acción se registró la semana pasada, al día siguiente de que Vizcarra, Del Solar y Zeballos, se reunieran en el palacio de gobierno con los voceros de todas las bancadas parlamentarias y acordaran concertar posiciones para sacar adelante las reformas.

La actitud de Vizcarra fue calificada como 'gesto poco democrático' por la congresista Luz Salgado, de la bancada de Fuerza Popular (FP), la más numerosa. Además, acusó al mandatario de 'pechar' (retar) en forma grosera al Congreso.

La pequeña bancada del Partido Aprista, aliado de FP, acusó al presidente de crear un clima 'pregolpista' y 'dictatorial' y Rosa Bartra, de FP, dijo que actuó en forma 'totalitaria'.

'Si lo que el presidente está haciendo es preparar el terreno para un posible cierre del Congreso, que sea sincero y que lo diga, no tenemos miedo, no le tenemos miedo', dijo el titular del Congreso, Daniel Salaverry en alusión a la facultad presidencial de disolver el parlamento si este censurara al gabinete ministerial.

El analista Alberto Adrianzén, crítico de FP y el aprismo, acusó al gobernante de actuar como si estuviera en un juego de póker, en el que se utiliza la simulación.

Añadió que tal actitud no es viable 'Si eres un gobierno débil, si la aprobación presidencial es baja, si no tienes bancada parlamentaria ni tampoco un partido fuerte que te respalde y si no tienes la intención de cumplir con tus palabras y amenazas'.

'Es decir, si no tienes una correlación de fuerzas y una voluntad política que te permita 'imponer' la reforma a tus adversarios', advirtió.

Salaverry admitió sin embargo que el mandatario tiene razón al reclamar que el proyecto sobre la inmunidad parlamentaria no debió ser archivado, sino debatido ampliamente y dijo que hay que seguir trabajando en forma concertada con el Gobierno.

También Salgado hizo un muy tenue gesto de flexibilidad y conciliación, al anunciar que está listo un proyecto de ley que matiza la inmunidad con innovaciones, como dar un plazo de dos meses para que la resuelva a pedido del poder judicial.

La vicepresidenta Mercedes Aráoz aseguró que el Gobierno está en disposición de concertar las reformas con la oposición y el primer ministro Del Solar llamó al Congreso a apurar la reforma política que el país demanda, 'que devuelva la confianza de la ciudadanía en sus gobernantes e instituciones', reclamó.

La líder del progresista Movimiento Nuevo Perú, Verónika Mendoza, advirtió que el asunto no es una pelea entre el Gobierno y el Parlamento, sino una batalla de la ciudadanía contra 'la política mafiosa' y una oportunidad de cerrar el ciclo de la corrupción, por lo que es hora que el pueblo diga su palabra.

oda/mrs/cvl