Asamblea General de la ONU, entre grandes desafíos

Asamblea General de la ONU, entre grandes desafíos
Por Waldo Mendiluza *
Naciones Unidas (PL) La Asamblea General de las Naciones Unidas celebró el debate de alto nivel de su 72 Período de Sesiones del 19 al 25 de septiembre, foro en el que los líderes mundiales abordaron los grandes desafíos de la humanidad y la manera de hacerles frente.
El evento anual contó por primera vez en los últimos 11 años con la participación de todos los Estados miembros y observadores de la organización, lo cual se tradujo en la intervención de 196 presidentes, primeros ministros, cancilleres y diplomáticos, durante seis jornadas de trabajo, cinco de ellas maratónicas.

Las tragedias causadas por cuatro poderosos huracanes en el Caribe (Irma, José, Katia y María) y dos terremotos en México generaron mensajes de condolencias y solidaridad desde los cinco continentes en cada sesión de la Asamblea, que en esta ocasión convocó a los mandatarios para discutir sobre la búsqueda de un progreso centrado en los seres humanos.

Representantes de pequeños Estados insulares en desarrollo del Caribe y del Pacífico llamaron la atención acerca del peligro del cambio climático y la urgencia de ayudar a las naciones y territorios más vulnerables, un reclamo al calor de los daños causados por los citados huracanes.

El primer ministro de Samoa, Tuilaepa Sailele Malielegaoi, calificó el fenómeno de una amenaza existencial para la humanidad, una advertencia recurrente durante el foro.

'El cambio climático, al igual que otros desafíos globales, cruza las fronteras sin dificultades y no respeta soberanías ni discrimina entre ricos y pobres, Sus consecuencias son devastadoras para todos, incluyendo para quienes lo niegan', afirmó.

Por su parte Gaston Browne, primer ministro de Antigua y Barbuda, un archipiélago devastado por Irma, señaló en entrevista con Prensa Latina que pese a no realizar emisiones de gases de efecto invernadero significativas, las islas son las más afectadas por el cambio climático, un fenómeno que no ocasionaron ni se beneficiaron del mismo, a diferencia de los países industrializados.

Otro tema muy mencionado en el debate de la Asamblea General fue el combate al terrorismo, flagelo que genera una creciente preocupación a nivel global, a partir de las miles de víctimas provocadas por el accionar en diversas partes de grupos fundamentalistas como el Estado Islámico, Al Qaeda, Frente al Nusra, Boko Haram y Al Shabaab.

También el desarme nuclear y la crisis en la península coreana motivaron decenas de intervenciones en el foro, con llamados a la total eliminación de las armas de exterminio humano.

En el contexto del segmento de alto nivel, el 20 de septiembre se abrió a la firma en la ONU el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, una iniciativa adoptada el 7 de julio que fue suscrita por 41 gobiernos.

La convención que entrará en vigor 90 días después de ratificada por 50 Estados, establece la ilegalidad de las armas nucleares, aunque con el reto por delante de que los países poseedores decidieron no participar en el proceso, e incluso Estados Unidos, Francia y Reino Unido descartaron reconocerlo.

DESARROLLO SOSTENIBLE

En el segundo año de la implementación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, muchos oradores se refirieron a la necesidad de recursos y de la cooperación Norte-Sur para que los países pobres puedan cumplir con la plataforma dirigida a erradicar la pobreza, reducir las desigualdades y avanzar hacia un progreso en armonía con la naturaleza.

Con esa visión, varios líderes reclamaron al mundo industrializado la materialización de sus compromisos de Asistencia Oficial al Desarrollo y otros alertaron que para llegar al 2030 con un planeta inclusivo, la única solución es cambiar el orden internacional imperante.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó al capitalismo de los males que azotan a la humanidad y defendió la importancia de los modelos alternativos. 'Huracanes, terremotos, contaminación, extinción de especies, sequías, todo esto es producto del modelo capitalista y la industrialización desmedida', dijo.

A su turno en el podio, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, advirtió que solo con la voluntad política de los ricos será posible el cumplimiento de la agenda de desarrollo sostenible, en un mundo donde se gastan 1,7 billones de dólares en armas y ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad de la población global.

Rodríguez recordó que el actual orden muestra a 700 millones de seres humanos en la extrema pobreza, 815 millones con hambre crónica, 758 millones de adultos analfabetos y millones de niños que mueren de enfermedades prevenibles o curables antes de cumplir los cinco años.

En entrevista con Prensa Latina, la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, insistió en la urgencia de implementar la agenda fijada en septiembre de 2015, ya que en sus 17 objetivos se recogen respuestas a las causas raigales de tantos conflictos y crisis en el planeta.

EL DISCURSO DE TRUMP

Sin dudas uno de los momentos que mayores expectativas generó en el debate de la Asamblea General de la ONU fue el discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Fiel a su trayectoria hasta ahora como el 45 presidente norteamericano, Trump desató polémica con su postura nacionalista y hegemonista, y su agresividad contra la República Popular Democrática de Corea, Venezuela, Irán, Siria y Cuba.

'Primera vez que viene a las Naciones Unidas y en lugar de hablar de paz en la casa de la paz y de respeto al derecho internacional en la casa del derecho internacional, no hizo más que promover acciones guerreristas y de destrucción de determinados países', denunció al respecto el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza.

En declaraciones a periodistas, Arreaza opinó que el jefe de la Casa Blanca puso a los 193 Estados miembros de la organización a viajar al pasado de la Guerra Fría.

'Por un momento no sabíamos si estábamos escuchando al presidente Trump en 2017 o al presidente Ronald Reagan en 1982 o 1983', subrayó.

Para el presidente de la Asamblea General en su 72 Período de Sesiones, Miroslav Lajcak, el debate dejó un balance positivo, en buena medida porque ratificó la importancia del multilateralismo para enfrentar los grandes desafíos de la comunidad internacional.

Otros no salieron tan optimistas del foro de alto nivel, al notar que el mundo sigue dominado por el egoísmo de los poderosos, una visión que recuerda al fallecido líder venezolano Hugo Chávez cuando afirmó que los gobernantes parecían ir de cumbre en cumbre, mientras los pueblos de abismo en abismo.

*Corresponsal de Prensa Latina en Naciones Unidas.

arb/wmr