La guerrilla del Che en Bolivia, un proyecto continental

La guerrilla del Che en Bolivia, un proyecto continental
Por Claudia Dupeirón *

La Paz (PL) El proyecto del Che en Bolivia era continental con el objetivo de alcanzar primero la liberación de la dictadura del general René Barrientos, y luego de los regímenes similares en Latinoamérica, que contaban con el apoyo del imperialismo norteamericano.
Once meses se mantuvo la tropa del Guerrillero Heroico que libró más de 20 combates, con el nombre de Ejército de Liberación Nacional de Bolivia.

La guerrilla, integrada por combatientes cubanos, argentinos, bolivianos y peruanos, avanzó desde Ñancahuazú, donde instalaron su primera base de operaciones en noviembre de 1966, hasta La Higuera, en el departamento de Santa Cruz, lugar en que fuera asesinado el Che, el 9 de octubre de 1967.

En declaraciones exclusivas a Prensa Latina, el escritor e investigador boliviano Carlos Soria afirma que no puede concebirse la contienda revolucionaria de Ernesto Guevara como una campaña solitaria, sino que era una estrategia para liberar a la región de los gobiernos dictatoriales.

El pensamiento liberador del Ernesto Guevara se explica también en su artículo 'Crear dos, tres ... muchos Vietnam', mensaje a los pueblos del mundo a través de la revista Tricontinental, publicado el 16 de abril de 1967.

¡Cómo podríamos mirar el futuro de luminoso y cercano si dos, tres, muchos Vietnam florecieran en la superficie del globo con su cuota de muerte y sus tragedias inmensas, con su heroísmo cotidiano, con sus golpes repetidos al imperialismo, con la obligación que entraña para éste de dispersar sus fuerzas, bajo el embate del odio creciente de los pueblos del mundo!'.

Luego, el guerrillero hace un llamado a la unidad de todos los pueblos para lograr una lucha 'aún más efectiva'. 'Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica', señaló.

Por su parte, el analista político boliviano Hugo Moldiz, en su texto 'Che, Símbolo de la Revolución', precisa que la guerrilla dirigida por Ernesto Guevara se convirtió en un punto nodal en el desarrollo de la conciencia revolucionaria en el país suramericano.

Ñancahuazú fue el inicio de la transición de una forma de pensar a otra en el movimiento obrero y popular, el comienzo de la ruptura con el 'nacionalismo revolucionario' burgués del Movimiento Nacionalista Revolucionario y de identificación con la ideología socialista, indica.

Asimismo, resalta que el internacionalismo revolucionario es una de las enseñanzas más rescatables legadas por el Che y de la que los revolucionarios de Bolivia y América Latina deben aprender.

La idea también la plasma Carlos Soria en su texto 'Octubre': La Higuera fue el final del intento del Che por iniciar desde Bolivia una rebelión continental contra el poder imperialista de los Estados Unidos.

LA GUERRILLA EN BOLIVIA, ÚLTIMOS MESES

A fines de agosto de 1967 la guerrilla del Che sufriría la pérdida de la única mujer de la tropa, Tania, y sus compañeros, víctimas de una emboscada en la localidad de Vado de Yeso, departamento de Santa Cruz.

El día 31 de agosto, la columna cayó en una emboscada cuando cruzaba el Río Grande. Tania fue la penúltima en sumergirse en la corriente, justo delante de Joaquín, quien cubría las espaldas de sus compañeros.

En el habitual resumen, que el Che escribía en su diario, calificaba a agosto como 'el mes más malo... en lo que va de guerra'.

Además de la pérdida del grupo de retaguardia al cual pertenecían Tamara Bunke Bider (Tania) y otros siete combatientes, liderados por Joaquín (Juan Acuña Núñez), la guerrilla se quedó sin los documentos y medicinas que guardaron en cuevas y sin contacto con colaboradores o 'el exterior', apuntó el Che.

Septiembre, el penúltimo mes de la tropa en Bolivia, se caracterizaría por la muerte de importantes integrantes como Coco (Roberto Peredo Leigue), Miguel (Manuel Hernández Osorio) y Julio (Mario Gutiérrez Ardaya).

Al respecto, el Che puntualizó el 27 de septiembre de 1967: 'Nuestras bajas han sido muy grandes esta vez; la pérdida más sensible es la de Coco, pero Miguel y Julio eran magníficos luchadores y el valor humano de los tres es imponderable'.

A pesar de las pérdidas en la tropa, el ejército boliviano y el entonces presidente del país, René Barrientos, mostraban la desesperación ante la imposibilidad de capturar a los integrantes de la guerrilla, sobre todo, al Che.

'La radio trajo por la mañana la noticia de que Barrientos afirmaba que yo estaba muerto desde hacía tiempo y todo era propaganda y por la noche la de que ofrecía cuatro mil 200 dólares por los datos que facilitaran mi captura vivo o muerto', relataba el Guerrillero Heroico en su diario.

En el resumen de septiembre, Ernesto Guevara diría: 'La tarea más importante es zafar y buscar zonas más propicias; luego los contactos, a pesar de que todo el aparato está desquiciado en La Paz donde también nos dieron duros golpes. La moral del resto de la gente se ha mantenido bastante bien (...)'.

Octubre comenzó con tranquilidad, Guevara calificaba el inicio del mes como un 'día sin novedad'.

Solo siete días relatan en el diario el trayecto de la tropa en ese mes. El día 8 el Che resultó capturado en la Quebrada del Yuro (Churo), con una herida en la pierna derecha, y fue encerrado en la ruinosa escuelita local del poblado de La Higuera, donde sería ejecutado el 9 de octubre por órdenes de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA) y el ejército de Bolivia.

Pero no sería octubre de 1967 el mes para la desaparición del Che. Su ejemplo y espíritu se convirtieron en un modelo de liberación para los pueblos de América Latina y el mundo.

'Personalidad impetuosa, pensamiento inquisitivo y creador, notable coherencia entre su manera de pensar y actuar, valentía temeraria en los combates, imagen permanentemente joven y desafiante, así como también las situaciones complejas que le tocó vivir y las circunstancias de su muerte, hicieron del Che un personaje modélico del siglo XX', comenta Carlos Soria.

LA REVOLUCIÓN DEL CHE PARA TODO EL CONTINENTE

La tropa, comandada por Ernesto Che Guevara, no fue un suceso exclusivamente boliviano, sino el resultado de un complejo entramado mundial de ese entonces, refiere Soria.

'Por una parte, la Revolución cubana, de forma militante, solidaria y comprometida, empeñada en apoyar cambios revolucionarios en diversas partes del mundo, pero particularmente en América Latina. Por otra parte, Vietnam, un pequeño país del sudeste asiático, condensaba la dramática situación existente', comenta el escritor.

Según Soria, fue de ese modo que se gestó el proyecto continental de Ernesto Guevara, el cual 'contaba con el indeclinable e incondicional apoyo de Cuba y de Fidel Castro, su histórico líder'.

En su introducción al 'Diario del Che en Bolivia', el Comandante en Jefe Fidel Castro afirmó: el Che no concebía la lucha en Bolivia como un hecho aislado, sino como parte de un movimiento revolucionario de liberación que no tardaría en extenderse a otros países de América del Sur.

De acuerdo con Soria, eso implicaba desafiar al poder imperialista de Estados Unidos; convocar a las potencias socialistas de entonces, la Unión Soviética y China, a un rol más activo en la confrontación; y también emplazar a las corrientes políticas de izquierda.

El intelectual de la nación andino-amazónica afirma que 'a 50 años de la desaparición física del Che, es necesario rememorar su intransigencia en la lucha antiimperialista, y su legado ético'.

'El Che era una persona íntegra, consecuente con sus actos, sin dobleces, que hizo esfuerzos para equiparse con los combatientes de su tropa', destacó.

Al decir de Soria: el mes de octubre de 2017, en el cincuentenario de la presencia del Guerrillero Heroico en Bolivia, 'el Che será recordado por la inmensa mayoría de este pueblo como la encarnación de sus mejores esperanzas'.

De Ñancahuazú a La Higuera, de Bolivia al mundo, el Che sigue siendo un proyecto continental que inspira a las nuevas generaciones y guía con la estrella de su boina el andar de América Latina.

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.

arb/car/cdg