Colaboración médica cubana favorece a pequeños de El Alto, Bolivia

Colaboración médica cubana favorece a pequeños de El Alto, Bolivia
(Por Adalys Pilar Mireles Foto: Twitter @alejandrasuart4)
La Paz, 10 sep (Prensa Latina) Vivir en El Alto resulta todo un reto para decenas de médicos cubanos que acostumbrados al clima insular logran sobreponerse al frío imperante en la ciudad de mayor altitud en Bolivia.
Custodiada por nevados como el Illimani, Huayna Potosí y Mururata, sus habitantes ven caer la nieve cada invierno en medio de una agitada vida comercial, suceso que es apreciado como un verdadero espectáculo por los caribeños.

Con más de 922 mil habitantes, El Alto (a cuatro mil 150 metros sobre el nivel del mar) atrae tanto a bolivianos como a extranjeros por sus ferias en plena calle, entre las mayores de América Latina, así como por el prestigio de sus instituciones de salud beneficiadas con la colaboración médica cubana.

Además del hospital comunitario Chacaltaya, en el que labora una veintena de especialistas de la mayor de las Antillas, y de la Clínica Oftalmológica liderada igualmente por expertos de dicha nación, el Centro Integral de Salud Copacabana ofrece un apoyo sin par y gratuito a pequeños con trastornos neurológicos.

En nuestra base de datos registramos a unos tres mil niños con alteraciones como epilepsia, parálisis cerebral infantil, autismo, trastorno del aprendizaje y del lenguaje, comentó a Prensa Latina el neuropediatra Mario Antonio Sánchez, uno de los colaboradores procedentes de la isla.

El recurso humano para evaluar tales patologías -añadió- es insuficiente en Bolivia, sin embargo hemos notado que la incidencia de las mismas es elevada, de ahí la importancia de nuestra consulta encaminada a diagnosticar y ofrecer un tratamiento a millares de pacientes.

Según el experto, el quehacer de neuropediatría incluye pesquisas a fin de identificar casos que requieren ayuda y seguimiento, entre ellos bebés que nacen con algún riesgo asociado a factores como el sufrimiento fetal.

Yo soy peruana, es la primera vez que tengo contacto con doctores cubanos y les agradezco mucho por el trato hacia mi hijo y mi familia, son muy profesionales y amorosos, afirmó Erica Vega, madre de un adolescente autista.

Sánchez asiste igualmente a niños acogidos por la Fundación Manuelita, la cual fue creada con el propósito de atender a menores aquejados por similares alteraciones.

No disponíamos de asistencia especializada, sobre todo porque pertenecen a hogares con escasos recursos económicos, así que el trabajo del neuropediatra cubano es vital para ellos, los padres están contentos y agradecidos, manifestó Lourdes Trigo, coordinadora pedagógica.

El propósito primordial es ayudar al pueblo boliviano sin importar los rigores del clima u otro contratiempo, unido a las terapias específicas para cada dolencia, los niños especiales necesitan ser comprendidos y amados, subrayó el joven galeno, con reconocida experiencia en la atención a autistas.

Al Hospital Chacaltaya y al Centro Oftalmológico de El Alto, con una población mayoritariamente pobre, arriban también enfermos de países fronterizos como peruanos, chilenos y argentinos.

Presente hace 13 años en Bolivia, la brigada cubana salvó 110 mil vidas y devolvió o mejoró la visión a alrededor de 700 mil personas entre lugareños y foráneos.

La cooperación en los niveles actuales es fruto del acuerdo firmado en 2005 por el presidente, Evo Morales, y el líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro, el cual incluyó, además del envío de contingentes, el otorgamiento de unas cinco mil becas a jóvenes de Bolivia para estudiar medicina en la mayor de las Antillas.

El impulso al programa de oftalmología Misión Milagro es otro de los resultados.

agp/ap