Bolivia continúa operaciones contra los incendios por aire y tierra

Bolivia continúa operaciones contra los incendios por aire y tierra
La Paz, 11 sep (Prensa Latina) Bolivia continúa hoy las operaciones por aire y tierra para controlar los incendios en la región de la Chiquitania, llanura sudamericana ubicada entre el Gran Chaco y la Amazonía, en el departamento de Santa Cruz (este).
De acuerdo con datos oficiales, más de cinco mil 500 personas trabajan en la sofocación de los incendios, de ellos cuatro mil 473 pertenecen a las Fuerzas Armadas (FFAA).

A ellos se suman 38 bomberos y cuatro técnicos operadores de drones que llegaron de Francia con equipos antiincendios, así como el contingente de 200 efectivos de Argentina. 'La coordinación es tierra aire y aire tierra, donde llevamos agua tenemos gente, porque si no se quedan las franjas y se vuelven a prender', aseguró a la prensa el comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kaliman.

La víspera, el avión de cooperación rusa Ilyushin y el helicóptero Chinook, alquilado por el Estado, realizaron sus primeras descargas de agua en puntos denominados críticos, por los altos focos de fuego, y en esta jornada continúan con las operaciones.

Kaliman destacó que con el apoyo de esas dos aeronaves más el Supertanker existe mayor tranquilidad para desarrollar con éxito las operaciones aéreas.

Según indicó, las labores por aire también cuentan con el apoyo de dos helicópteros Sikorsky, con capacidad para cuatro mil litros de agua.

Estamos con mucha fuerza, seguiremos adelante unidos, tenemos que estar coordinando todos para un mismo objetivo: controlar los incendios en la Chiquitania, mantener a la gente a salvo y evitar el ingreso del fuego a las comunidades, precisó.

Por su parte, el viceministro de Salud, Álvaro Terrazas, informó que las brigadas médicas atendieron unas cuatro mil 200 personas en la región afectada por los incendios.

'Hemos despachado medicamentos hacia los municipios afectados, como también ambulancias', detalló la autoridad.

Terrazas explicó que esas atenciones se brindaron a los comunarios del lugar y a los voluntarios, quienes trabajan sin descanso para mitigar el fuego.

Aseguró que hasta el momento no se reportan casos graves, pues los de mayor incidencia son la conjuntivitis debido al humo, seguida de las infecciones respiratorias agudas y diarreicas, cefaleas y deshidratación.

tgj/rbp/cvl