Polémica en Colombia por apoyo del gobierno al expresidente Uribe

Bogotá, 9 oct (Prensa Latina) Las expresiones de apoyo del gobierno colombiano al expresidente Álvaro Uribe, en momentos en que se investiga su presunta participación en delitos de soborno y fraude procesal, generan polémica en este país.
Los llamados aumentan a respetar la independencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ante la que compareció la víspera Uribe, y tras lo cual esa instancia judicial tendrá varios días para pronunciarse.

En ese contexto, el jefe de Estado, Iván Duque, expresó que Uribe, fundador del gobernante partido Centro Democrático, 'es una persona que ha entregado su vida a servirle a Colombia'.

A su vez, varios congresistas expresaron que la necesidad de mantener la división e independencia de los poderes debe primar en la posición del gobierno nacional.

El senador del partido Alianza Verde Antonio Sanguino consideró que 'ese tipo de manifestaciones son inconvenientes y lo que tenemos que hacer los colombianos en cabeza del jefe de Estado es respaldar las actuaciones de la Corte Suprema de Justicia'.

La senadora Angélica Lozano, también de Alianza Verde, calificó como grave la posición adoptada desde el Gobierno porque 'aquí hay separación de poderes. Esa sí es una presión indebida del presidente de la República contra otra rama del poder público'.

León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, afirmó que suceda lo que suceda después de la indagatoria, se habrá sentado un precedente.

Si la CSJ decide que las pruebas son suficientes para continuar el proceso y finalmente llamarlo a juicio por soborno y fraude procesal, se abrirán de par en par las puertas para que las acusaciones de fondo, las que lo implican en la conformación de grupos paramilitares y en delitos que van desde homicidios hasta masacres, comiencen a prosperar, precisó.

Aún si decide archivar el proceso porque según sus valoraciones Uribe no participó de la manipulación de testigos, la controversia continuará y las víctimas y los testigos de las acciones del expresidente seguirán apareciendo motivados por este primer llamado a indagatoria, apuntó.

Asimismo, puntualizó que el exmandatario fue el principal protagonista del periodo más oscuro de la última violencia. Según el Registro Único de Víctimas, entre 1995 y 2005 se produjo el 67 por ciento de las ocho millones doscientas mil víctimas contabilizadas a lo largo de todo el conflicto.

En ese tiempo, detalló, Uribe fue gobernador de Antioquia -quizás el departamento más afectado por la guerra- y Presidente de la República.

tgj/mfb