Reanuda Uruguay rastreos de desaparecidos en predios militares

Reanuda Uruguay rastreos de desaparecidos en predios militares
Montevideo, 9 oct (Prensa Latina) Tras la quinta identificación de un desaparecido por la dictadura en Uruguay sepultado en instalación militar, un equipo de Investigación en Arqueología Forense (GIAF) se volcará hoy en el antiguo Batallón 14.
Dos meses después del hallazgo en agosto de un esqueleto cubierto con cal en el Batallón 13 se logró establecer que pertenecía al jefe de finanzas y de propaganda clandestina y miembro del Comité Central del Partido Comunista (PCU), Eduardo Bleier, secuestrado en 1975 en la vía pública y torturado hasta la muerte en los primeros días de julio de 1976.

Previas excavaciones en predios de usos represivos dieron con los restos enterrados de otros cinco luchadores contra la dictadura, entre militantes comunistas, dirigentes sindicales y un maestro y escritor.

Sin embargo desde 1968 hasta 1984 se estima que hay 195 casos de detenidos desaparecidos en Uruguay, que desde entonces todavía la asociación de Madres y Familiares busca y reclama la verdad y la justicia con la sospecha de que en las Fuerzas Armadas ocultan información acatando un pacto de silencio.

A raíz de la recuperación del cuerpo de Bleier, el jurista en derechos humanos Felipe Michelini, comprometido en esa causa, declaró que la institución castrense 'mintió cobardemente' al presidente Tabaré Vázquez al informarle en 2005 que esos restos fueron exhumados, incinerados y sus cenizas dispersadas.

El lugar donde se reanudarán los trabajos de rastreos es la sala de empaque de paracaídas de una barraca del Batallón de Infantería Paracaidista 14 en la que expertos detectaron con georradar una única anomalía en el centro de la construcción y se recomendó intervenir.

La nueva investigación dispuesta por el fiscal especial para delitos de lesa humanidad, Ricardo Perciaballe, se basó en información proporcionada por el ministro de Defensa, José Bayardi, a principios de mayo.

Datos indicadores le llegaron en forma anónima a manos del jefe del Ejército, Claudio Feola, designado en el cargo a mediados de este año y quien se comprometió a contribuir en la búsqueda de víctimas de la dictadura.

tgj/hr