Bolivia con moderno laboratorio de biología molecular

 laboratorio de biología molecular del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf).
laboratorio de biología molecular del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf).
 laboratorio de biología molecular del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf)  laboratorio de biología molecular del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf)  laboratorio de biología molecular del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf)  
Por Adrián Mengana Martínez*
La Paz (PL) Con miras a mejorar los programas genéticos de la producción agrícola, Bolivia estrenó el moderno laboratorio de biología molecular del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) en el municipio de Sipe Sipe, departamento de Cochabamba.
El responsable de la Unidad de Recursos Genéticos del Iniaf, Oscar Colque, precisó que el centro trabajará en la identificación de genes para obtener variedades de semillas resistentes a los factores naturales adversos como sequías y heladas y hacer frente al cambio climático.

Además, el desarrollo de las investigaciones contribuirá a caracterizar algunas enfermedades para identificar métodos de control, de manera particular, en los recursos genéticos que custodia el Iniaf.

El proyecto demandó una inversión de 600 mil bolivianos (másde 86 mil dólares)y cuenta con termocicladores (recicladores térmicos), cámaras para la separación de las moléculas y microcentrífugas para rotar muestras almacenadas en tubos capilares, todas ellas herramientas de última tecnología destinadas al análisis molecular.

La obra dispone de cuatro áreas de trabajo. La primera dedicada a la extracción de ácidos nucleicos (ADN y ARN), la segunda se encarga de verificar la calidad y concentración de las muestras, la tercera a la visualización y la última orientada a la amplificación para identificar un fragmento de un genoma y poder duplicarlo.

El laboratorio nos va a permitir acelerar procesos de selección y trabajar con genes para mejorar las características de los cultivos demandados por los productores, precisó el director general del Iniaf, Carlos Osinaga.

Recordó que los programas tradicionales de investigación biomolecular requerían de mucho tiempo y solo para encontrar una nueva variedad de semilla tardaba 10 años. Con el nuevo centro esa tarea se realizará en tres años.

A partir de este laboratorio produciremos semillas de mejor calidad con el objetivo de proveer a los campesinos, dijo, por su parte, el ministro de Desarrollo Rural y Tierras César Cocarico.

La iniciativa se complementa con un invernadero automatizado, construido en un área de 537,6 metros cuadrados y a un costo de 100 mil dólares, gracias al programa de cooperación internacional para la agricultura del Gobierno surcoreano.

Esta infraestructura, destinada al desarrollo de tecnologías en la producción de semillas, en especial de papa, tiene una base construida con material de acero y aluminio y en su cobertura emplea plástico de polietileno para proteger a las plantas de los rayos ultravioletas.

Osinaga precisó que las simientes tendrán los más altos estándares de calidad, en base a un sistema automatizado de control de temperatura y humedad que permitirán un manejo eficiente de plantas madres, injertos y nutrición, velando siempre por la genética y su salud fitosanitaria.

Estas dos infraestructuras son muy importantes para los productores y el país en general, subrayó el responsable regional del Iniaf, Max Milán.

Según el funcionario, Bolivia -a través de esa entidad y con la ayuda de la cooperación internacional- aspira a introducir tecnologías que no eleven los costos de producción significativamente, pero sí incrementen el rendimiento y la calidad de la cosecha.

En otra de sus tareas con miras a garantizar la soberanía alimentaria, el Iniaf apoyará una iniciativa para que al menos 110 hectáreas sean habilitadas con la siembra de tres mil 230 quintales de papa en el municipio de Vallegrande, proyecto que beneficiará a 230 familias de 33 comunidades.

La entidad verificará los protocolos de calidad que deben reunir las semillas y respaldará con asistencia técnica y sistemas de riego a los agricultores.

La institución también coordina acciones conjuntas con científicos del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, con el objetivo de investigar aspectos genéticos que fortalezcan y aseguren la producción triguera de Boliviafrente a un agente patógeno denominado Piricularia.

Esa enfermedad causa grandes pérdidas de rendimiento, sobre todo, en áreas con condiciones favorables para su desarrollo.

Osinaga precisó que el trabajo conjunto con los técnicos del citado centro internacional generará información útil, que será complementada con la proveniente de nuevas tecnologías moleculares de selección para poder desarrollar variedades tolerantes a la afección.

Los trabajos investigativos cuentan con la participación de científicos de Bangladesh, Nepal e India y una inversión de 93 mil 457 dólares, con el objetivo de fortalecer las capacidades en recursos humanos de las instituciones involucradas en la producción de trigo del país.

Ese cereal, en todas sus formas, constituye parte primordial de la dieta alimentaria de los bolivianos. Sin embargo, en la actualidad la nación enfrenta un déficit de producción de cerca del 60 por ciento para cubrir la demanda interna y debe recurrir a las importaciones.

Ante este contexto, el Iniaf puso en marcha el Programa Nacional de Trigo que, en un trabajo conjunto con aliados estratégicos nacionales e internacionales, busca fortalecer la producción nacional en cantidad y calidad con la validación y distribución de tecnología y la oferta de servicios.

Bajo ese esquema se desarrollaron cuatro nuevas variedades de trigo que, registradas y puestas a disposición de los agricultores, son resistentes a enfermedades y sequías y tienen un rendimiento promedio superior.

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.

alb/car/am