Cultura Chiripa, especial atractivo arqueológico en Bolivia (+ Fotos)

Cultura Chiripa, especial atractivo arqueológico
Cultura Chiripa, especial atractivo arqueológico Cultura Chiripa, especial atractivo arqueológico Cultura Chiripa, especial atractivo arqueológico Cultura Chiripa, especial atractivo arqueológico
Por Cosset Lazo Pérez*
La Paz, (PL) Entre los tantos atractivos culturales e históricos de Bolivia, las huellas de la civilización Chiripa ocupan un importante lugar por sus aportes al desarrollo de los pueblos Inca y Tiwanacota asentados a orillas del lago Titicaca.
Según historiadores, esta cultura originó lineamientos en arquitectura y diseños iconográficos replicados posteriormente en Tiwanaku, uno de los sitios arqueológicos más conocidos del país.

También, el legado Chiripa floreció en civilizaciones nacidas en las costas del océano Pacífico, entre ellas la Mochica y la Chimú.

Pero esta cultura fue más allá pues despunta como precursora en la construcción de obras semi-subterráneas y además sobresalió en el trazado de terrazas de cultivo, ocupadas tiempo después por los Incas.

A criterio de varios arqueólogos, su período de existencia se calcula entre los años 591 y 116 a.n.e, siendo la cerámica su modo de expresión más conocido.

Como fiel testimonio de la cultura Chiripa, un templete semi-subterráneo de 60 metros de largo rememora las costumbres religiosas de comunidades indígenas y sus devociones por los astros y las aguas del Titicaca, sagradas hasta hoy para los bolivianos.

Grandes piedras verticales, colocadas a intervalos irregulares, conforman un montículo dedicado a dioses con fisonomías humanas o zoomorfas.

En tanto, los decorados con formas geométricas -mayormente en colores rojo y amarillo- confieren al recinto un encanto especial.

Entre las construcciones de la cultura Chiripa resplandecen habitaciones con puertas corredizas y paredes dobles de adobe para mitigar los efectos de los vientos gélidos que azotan casi todo el año las inmediaciones del Titicaca.

Piezas líticas decoradas con serpientes y batracios caracterizan esta civilización, antecesora de la Tiwanacota, desarrollada en Bolivia, Perú y Chile con el lago como epicentro.

Ubicado en la localidad de Taraco, al extremo sur del Titicaca, el sitio arqueológico de la cultura Chiripa constituye un atractivo turístico para los amantes de la historia de comunidades indígenas.

A pocos metros del templete se levanta un museo con vasijas de barro, restos de osamentas humanas y otros artículos hallados durante excavaciones realizadas por expertos bolivianos y extranjeros.

De esta manera, la cultura Chirapa acentúa los encantos del Titicaca, reconocido como el lago navegable más alto del mundo y por cobijar huellas de civilizaciones milenarias asentadas en las cercanías de este afluente del departamento boliviano de La Paz.

Bolivia cuenta con miles de sitios arqueológicos, entre ellos los más importantes son Tiwanaku, Las islas del Sol y la Luna, Samaipata e Incallajta.

El encanto de estos lugares es reconocido en el mundo no solo por los amantes del turismo cultural y el senderismo, sino por entidades internacionales como la organización World Travel Awards.

A mediados de septiembre, la institución confirió a Bolivia la estatuilla de Mejor Destino Cultural de América del Sur y entregará dicho lauro el día 27 durante una ceremonia en el Museo Nacional de Etnografía y Folklore de la ciudad de La Paz.

Considerado el premio Oscar de la industria del ocio, dicho reconocimiento reconoce cada año a países y empresas dedicadas al turismo en 110 categorías.

Bolivia compitió en el apartado de Mejor Destino Turístico con Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay.

Sin lugar a dudas, reconocimientos como este realzan a nivel internacional el valor cultural e histórico de este país, pero los encantos de su cultura e historia trascienden el paso del tiempo y resultan inmensos ante el mayor de los premios.

/msm/clp