Gran impacto causa delación contra dirigente neoliberal en Perú

Lima, 8 nov (Prensa Latina) La declaración de un co-investigado que incrimina a la dirigente neoliberal Keiko Fujimori puede influir en la pendiente decisión del Tribunal Constitucional (TC) sobre un hábeas corpus a su favor.
Eloy Espinoza, miembro del TC, reveló que él y otros jueces de la corte pidieron que se incorpore al debate sobre esa apelación, la confesión de Jorge Yoshiyama, uno de los involucrados en la indagación por lavado de activos por la que Fujimori está en prisión desde hace más de un año.

Según Yoshiyama, brazo derecho del jefe de la campaña electoral de Fujimori de 2011, su tío Jaime Yoshiyama -ambos también presos-, la líder del partido Fuerza Popular (FP) sabía que la empresa brasileña Odebrecht aportó más de un millón de dólares a su campaña, algo que ella siempre negó.

También sostuvo en su confesión a la fiscalía que Fujimori se reunió con el hoy prófugo y extraditable César Hinostroza, cuando era juez de la Corte Suprema, y le pidió que la ayuda a salir indemne de la investigación que le hacía la Fiscalía Anticorrupción por posible lavado de activos.

Espinoza consideró importante y digno de análisis el testimonio de Jorge Yoshiyama y dijo que le pidió al presidente del TC, Ernesto Blume, que lo incorpore a su ponencia o proyecto de dictamen que la corte empezará a debatir el 19 de noviembre próximo.

Añadió que Blume, cuyo proyecto recomienda acceder al hábeas corpus y dar por tanto libertad a la dirigente, solo respondió que lo iba a considerar, por lo que Espinoza añadió que, de cualquier manera, él buscará la confesión y sí la tomará en cuenta.

La abogada de Fujimori, Giuliana Loza, sostuvo que el testimonio del delator es falso ya que antes el mismo Jorge Yoshiyama dijo que el dinero que él ayudaba a enmascarar en pequeños aportes, era producto de contribuciones de empresarios.

Añadió exaltada que la revelación de lo dicho por Jorge Yoshiyama es una maniobra para presionar al TC a rechazar la apelación de Fujimori y que ha habido antes otras similares y pidió sancionar a los responsables de la filtración del tema a la prensa.

La confesión podría fortalecer el argumento por el que Fujimori fue sometida a prisión preventiva el 31 de octubre de 2018 en un dictamen ratificado por todas las instancias, la última la Corte Suprema, que redujo el encierro de 36 a 18 meses.

Para plantear la medida, el fiscal del caso, José Pérez, argumentó que Fujimori en libertad podía obstaculizar el proceso de investigación utilizando la influencia de su partido -mayoritario en el parlamento- y contactos con el Poder Judicial, de lo que hay otros indicios o evidencias.

lb/mrs