Venezuela prepara incursión en el mercado de flores

La incursión en ese mercado puede ser parte de los esfuerzos del país para diversificar sus productos y no vivir solamente de la renta petrolera, un ansiado proyecto del gobierno bolivariano para sacar adelante al país.

Silke Peters, especialista en estándares ambientales y de mercado, autora del libro 'Negocios florecientes', cita un dicho que se ajusta a la realidad venezolana, 'no solo de pan vive el hombre', pero en este caso sería 'no solo de petróleo vive el hombre'.

Por ejemplo, cita Peters, el mercado alemán de flores y plantas se acerca a los nueve mil millones de dólares anuales, y según estimados, el comercio mundial de este rubro en el mundo está por los 100 mil millones de dólares, cifras tentadoras que mueven a algunos países a incursionar y diversificar la oferta.

En el caso de Venezuela, Luis Jabad, floricultor mirandino, presentó al presidente un proyecto para incrementar la producción de flores que se envían a Rusia, China y Alemania, entre otros países.

Jabad señaló que gracias al Fondo para el Desarrollo Agrícola (Fonda) cuenta con seis hectáreas para cultivar anturios y requiere apoyo financiero para que estas tierras sean totalmente productivas.

El anturio es una planta de interior que suele florecer bastante a menudo, se utiliza sobre todo para decorar los hogares ya que tiene unas hojas muy llamativas en tonos rojizos. Existen diferentes variedades, cada una tiene una espata de un tono diferente: algunas rojas, que son las más famosas, otras granates e incluso rosadas.

A Rusia, según la fuente, se enviaron muestras de anturios, como primer paso de un acuerdo para enviar 100 cajas semanales a Moscú. 'Necesitamos solo un impulso. Vamos hacer de Venezuela el primer país exportador (de flores) de América en tan solo dos años' y aportarle a la economía 200 millones de dólares anualmente', dijo.

El actual gobernador del estado de Miranda, el chavista Héctor Rodríguez, entre sus planes se propuso sacar a esa región de la crisis en que la dejó el gobierno opositor de Henrique Capriles.

Este esfuerzo es una renovación de objetivos de una administración chavista anterior y según el gobernador Rodríguez, para impulsar proyectos como este, que tienen como objetivo incrementar la producción de flores en Miranda.

Para esto se cuenta con invernaderos y centros de acopio en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, parte de las condiciones necesarias a fin de avanzar.

El presidente Maduro manifestó recientemente que el gobierno brindará el soporte financiero y técnico que requieren los floricultores mirandinos para exportar sus productos. 'Tienen garantizado todo el apoyo, mi compromiso, mi protección y mi apoyo para que ustedes sigan multiplicando los frutos de su trabajo', dijo.

PARA DIVERSIFICAR LA ECONOMÍA

El comercio de flores cortadas hoy en día es una industria importante en los países tanto desarrollados como en desarrollo, cuyo valor estimado a nivel global es de más de 100 mil millones al año y Venezuela aspira a sumarse a ese esfuerzo a favor de la belleza para diversificar su economía.

Varios países de América Latina avanzaron notablemente en este negocio en los últimos años, entre ellos Colombia, Ecuador y México. En el caso de los colombianos marchan a la vanguardia solo superados por Holanda, líder histórico con sus famosos tulipanes.

Justamente el país europeo es la meca del negocio de las flores, no por gusto posee el mercado de ese producto más grande del mundo, donde a diario se subastan billones de ejemplares de todos los confines del planeta. Allí los que se dedican a la compra y venta marcan a diario sus ofertas en lo que se conoce como 'el Wall Street de las flores'.

Ese mercado con una superficie total de 155 kilómetros cuadrados, recibe a diario un surtido de cerca de 30 millones de flores de todo el mundo, y deben ser vendidas en las cuatro horas que duran las siete subastas iniciadas en las primeras horas de la mañana.

Esa estación mercantil se fundó hace 100 años como un pequeño negocio casero en el cual campesinos y jardineros holandeses buscaban un extra a sus ingresos. Ahora todo es diferente, el negocio de las flores cambia rápidamente y cada vez más es dominado por grandes exportadores que sólo compran a gran escala y venden globalmente.

Entrar a ese mundo significa todo un reto para los venezolanos pues no es fácil cultivarlas y lo que viene después es complicado: los viajes de miles de kilómetros que tienen que hacer las que esencialmente son criaturas vivas al borde de la muerte.

Según los especialistas a la temperatura de los campos de cultivo, de unos 25 grados centígrados, las flores envejecerán 30 veces más rápido que a la temperatura ideal de almacenamiento, un poco por encima de la congelación. Pero si las enfrían muy rápido, las matan, así que deben hacerlo en etapas.

Por ejemplo, a las rosas grandes, en Kenya, las dejan en el cuarto frío durante 24 horas, que es mucho en el ciclo de vida de una rosa, pero resulta vital adormecerla lenta y gentilmente, para que se despierte cuando la pongas en tu jarrón.

Aunque las rosas en sus diferentes colores al parecer son las reinas, hay otras especies florales como el lirio y la azucena que también circulan en el mercado. Por ejemplo, 300 millones de lirios son vendidos en el mercado holandés cada año.

También están los tulipanes, una flor muy costosa pues el desarrollo de una nueva variedad lleva el trabajo de 25 años, según expertos, y de los cuales se subastan siete millones de ejemplares cada día en el mercado de Holanda.

Los que adoran las flores califican este negocio en Holanda como la carrera contrarreloj más bella de todas las existentes, pues nadie quiere que se marchiten.

Algunos consideran que estos regalos de la madre naturaleza liman algunas de las asperezas de la vida y la hacen mucho más agradable para mucha gente pero, además, mantienen a muchas personas de muchos lugares del planeta.

Por lo pronto, Venezuela se apresta a entrar en competencia con Colombia, Ecuador, Costa Rica y México, aunque al parecer hay campo para todos.

*Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Venezuela.

arb/lb