Egipto con asignaturas pendientes en seguridad para 2018

Egipto con asignaturas pendientes en seguridad para 2018
Por Manuel Vázquez *
El Cairo (PL) Finalizado el 2017 se abre a un año nuevo para Egipto, en el cual el Gobierno se ha propuesto asestar golpes definitivos a los grupos de extremistas islámicos armados que actúan en el país.
La tarea no resulta nada fácil, pues a pesar de que en la nación prima un clima general de seguridad, las acciones de grupos como Ansar Beit Al Maqdis (Wilayat Sayna tras jurar lealtad al Daesh), Hasm, o Lewaa El Thawra no han podido ser detenidas hasta ahora a pesar de las continuas acciones antiterroristas de las fuerzas del orden.

Y en ese contexto el 2017 fue particularmente sangriento, con la ocurrencia de los mayores atentados de las últimas décadas, dirigidos en esta ocasión contra las minoritarias en el país comunidad cristiana copta y la islámica sufí.

En abril, en ocasión del Domingo de Ramos, dos suicidas del Daesh aprovecharon el inicio de Semana Santa para hacer detonar cargas explosivas en las iglesias de San Jorge, en la norteña ciudad de Tanta, y de San Marcos, en Alejandría -donde se encontraba el Papa copto, Tawadros II-. El saldo: un total de 47 muertos y más de 137 heridos.

Como respuesta inmediata el presidente egipcio, Abdel Fattah El Sisi, declaró el estado de emergencia en todo el país por un período de tres meses, el cual, tras haberse prorrogado y renovado, se mantiene aún vigente.

Entre otras acciones, ello permite a las autoridades darles cauce judicial expedito a los casos de terrorismo.

Solo un mes más tarde, extremistas islámicos armados atacaron autobuses que transportaban a cristianos coptos a un monasterio en la central gobernación de Minya. Treinta civiles, entre ellos mujeres y niños, murieron en el suceso, mientras al menos 21 resultaron heridas.

Y a punto de finalizar el año, el 29 de diciembre, dos desconocidos armados mataron con fuego de armas automáticas a nueve personas e hirieron a otros cinco al disparar contra los fieles de la iglesia cristianan copta de Mar Mina, en el sureño distrito cairota de Helwan.

La actuación de efectivos policiales destacados en las cercanías como medida de protección, impidieron que los atacantes hicieran explorar chalecos explosivos dentro del templo.

De otro lado, en El Cairo y otras ciudades del país, pero principalmente en el norte del Sinaí, ocurrieron, aunque con relativamente baja frecuencia, varios ataques contra efectivos de la policía y el Ejército, los cuales en ocasiones causaron la muerte también a civiles.

Sin embargo, el clímax de la actividad terrorista llego casi a fines de año, en noviembre, cuando un grupo de extremistas islámicos ametralló a los fieles sufíes que asistían al rezo del viernes en la mezquita Al Rawdah, cerca de la ciudad de El Arish, en el norte de Sinaí, matando a 305 civiles, entre ellos 27 niños, e hiriendo a otras 128 personas.

Tras el hecho, El Sisi impartió órdenes a los ministerios de Defensa e Interior para en un plazo de tres meses erradicar con el empleo de toda la fuerza la actividad terrorista en el Sinaí, la cual se ha mantenido constante desde 2013.

Sin alternativas de corte inmediato para lograr ese propósito, la decidida respuesta militar gubernamental asume el riesgo calculado de que sus acciones puedan ser empleadas por el Daesh como herramienta ideológica de reclutamiento y búsqueda de apoyo popular local.

Sin embargo, todo indica que el atentado terrorista contra los sufíes está contribuyendo a la pérdida de base social de los grupos extremistas armados afiliados al Estado Islámico al afectar directamente a las tribus del Sinaí.

Pero de otro lado la situación en esa península tiene el potencial de complicarse durante el 2018 con la posible llegada de combatientes del Daesh provenientes de Iraq y Siria, donde el grupo ha recibido reveses estratégicos que necesariamente lo moverán a cambiar tácticas de guerra y locaciones geográficas.

De cualquier manera, dada la experiencia internacional en la lucha antiterrorista, es previsible que durante todo el 2018 se mantenga la actividad de los extremistas armados en Egipto, aunque de manera aislada y territorialmente focalizada, y sin afectar la tranquilidad ciudadana general.

*Corresponsal de Prensa Latina en Egipto.

arb/mv/gdc