Venezolanos desconfían de actuar opositor en diálogo en Dominicana

De los encuentros debe salir un acuerdo que garantice la estabilidad económica y política en Venezuela, un país ávido de alcanzar en paz un futuro promisorio para todos sus ciudadanos que sufren actualmente la escasez, la especulación y el sobreprecio de los productos básicos, inducidos por los comerciantes privados aliados al bloqueo financiero de Estados Unidos.

La víspera, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció la incitación a nuevas acciones violentas por dirigentes del partido opositor Primero Justicia y de otras agrupaciones de derecha; pretensiones de la derecha que provocan desconfianza en el pueblo sobre una real voluntad en la burguesía criolla de llegar a un convenio con la delegación gubernamental.

Además, de comprobarse el sicariato político como móvil del reciente asesinato de Tomas Lucena, integrante de la Asamblea Nacional Constituyente, sería una prueba más, de las tantas que ha proporcionado la oposición interna de su falta de compromiso con el bienestar del país.

También demostrará que la burguesía no cesará de desplegar todo su odio contra la Revolución Bolivariana para intentar derrocarla y echar por tierra todos los programas sociales que en 20 años han dado una mejor vida a la clase trabajadora y a quienes no benefician los privilegios del capitalismo, es decir a la mayoría de los venezolanos.

No obstante a las amenazas, el presidente Nicolás Maduro aseguró que seguirá insistiendo en el diálogo, en la vía pacífica, en el entendimiento de las partes, como únicas vías razonables para eliminar los conflictos y avanzar hacia una sociedad de paz y desarrollo plenos para todos.

Así lo ratificó el jefe de la comitiva gubernamental para el diálogo, Jorge Rodríguez, en alocución a la prensa desde Santo Domingo, en la que aseguró que estaban allí 'con la mejor de las expectativas, abiertos de corazón para lograr un acuerdo de convivencia pacífica que erradique de manera definitiva la violencia en la vida política de Venezuela'.

El vicepresidente para la Comunicación, la Cultura y el Turismo corroboró en ese sentido que los puntos del convenio ya estaban previamente identificados, pero denunció los planes de una parte integrante de la delegación opositora de volver a la desestabilización social con la organización de grupos violentos.

Mencionó además las públicas y notorias declaraciones de dirigentes de los partidos Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ). 'Han señalado que volverán otra vez al expediente de violencia, tranca de calles y quema de personas vivas', advirtió.

Confirmó, empero, que el gobierno venezolano defenderá el proceso de diálogo para resguardar la paz de la nación sudamericana.

tgj/lrd