Extraño incendio empaña expectativa por visita del Papa a Perú

Lima, 13 ene (PL) El incendio de la base del ''Cristo del Pacífico'', efigie objeto de muchos cuestionamientos, empañó hoy la expectativa que genera la llegada a Perú del papa Francisco, dentro de cinco días, visita para la que se ultiman los preparativos.

El fuego que comenzó a las 04:21 de la madrugada (hora local) fue sofocado por los bomberos, mientras que los primeros informes ligaron el incidente al periplo del Papa y a un posible atentado contra su visita como los que se han reportado en Chile, a donde llegará el lunes próximo.

Versiones periodísticas afirmaron inicialmente que en la parte baja del monumento fueron encontrados trapos con residuos de combustible, pero el jefe de la División Territorial Sur de la Policía, coronel Manuel Rivera, aseguró que el incendio fue producto de un cortocircuito causado por la humedad en el sistema de iluminación y negó la posibilidad de un atentado.

Explicó que la investigación verificó que no hay huellas de escalamiento en la base, que tiene cuatro metros, sobre la cual se produjo el incendio, y en la que es imposible provocar el fuego sin trepar.

El monumento de 37 metros fue donado en septiembre de 2011 por la empresa brasileña Odebrecht, actualmente procesada por corrupción, al último gobierno de Alan García (2006-11), por lo que muchos consideran la efigie una ofensa a Cristo y piden su retiro.

Entretanto, las fuerzas de seguridad realizaron un ensayo general del desplazamiento del papa Francisco a la Nunciatura Apostólica a su llegada a Lima, práctica en la que la ruta fue cubierta por miles de policías.

La seguridad del Papa y de los eventos masivos en los que participará estará a cargo de más de 30 mil policías y militares, con apoyo aéreo y cientos de cámaras de video-vigilancia, entre otros medios, y el huésped se desplazará con su propia escolta integrada por miembros de la Guardia Suiza y la Gendarmería del Vaticano.

El pontífice llegará a Lima el 18 de enero y visitará las ciudades de Trujillo, en el norte del país, y de Puerto Maldonado, en la amazonía sur, región limítrofe fronteriza con Bolivia y Brasil.

jha/mrs