Carnaval es desde hoy la palabra de orden en Brasil

Brasilia, 9 feb (PL) Una palabra de orden regirá en Brasil desde hoy y hasta el próximo día 13: carnaval, un acontecimiento que movilizará en todo el país a cerca de 10,7 millones de turistas, entre ellos unos 400 mil viajeros foráneos.
La largada oficial de los festejos tendrá lugar en Sao Paulo, donde a partir de las 23:15 (hora local) y ante más de 30 mil espectadores desfilarán en el Sambódromo do Anhembi las siete escuelas de samba del llamado Grupo Especial, incluida la campeona del pasado año, Académicos do Tatuapé.

Los Académicos, nacidos en 1952 entonces como Unidos de la Villa Isabel, deberán presentarse pasadas las tres de la madrugada con una samba-enredo que pretende contar la historia del estado de Maranhao a partir de las particularidades de su pueblo, su riqueza cultural y sus bellezas naturales.

Además de los monarcas del pasado carnaval paulista, en la primera noche de festejos actuarán también Independente, Unidos do Peruche, Académicos do Tucuruvi, Mancha Verde, Rosas de Ouro y Tom Maior.

Los desfiles de calle, en tanto, arrancarán más temprano en el barrio de Bella Vista, en la región central de la populosa urbe, y serán abiertos por la comparsa Dixcontracao, que recorrerá el tradicional barrio bohemio cantando 'marchinas' (música típica del carnaval) y ritmos regionales.

En Río de Janeiro, mientras tanto, 20 bloques identificados con nombres variados, irónicos y picantes, inundarán las calles de buen humor y crítica social en víspera del inicio oficial de los festejos.

Las fiestas, según anticipó la Agencia Brasil, arrancarán con la comparsa de Carmelitas y sus seis mil juerguistas, quienes tomarán el pequeño barrio de Santa Teresa, en la zona central de la ciudad.

El bloque rinde homenaje al Convento de las Carmelitas, que, según se cree, habría fundado el barrio.

Juerguistas y admiradores del barrio crearon una leyenda sobre una monja que cada año salta el muro de su monasterio para disfrutar del carnaval el viernes y solo regresa a la clausura el martes.

La historia se convirtió en una tradición: hombres y mujeres se ponen el hábito de una monja -o al menos el velo- para que la monja fugitiva pueda juguetear en paz sin que la reconozcan.

Previo al inicio del carnaval 2018 se pusieron en marcha en Brasil diversas campañas enfiladas a evitar el asedio de las mujeres durante los tradicionales festejos, pues de acuerdo con organizaciones sociales los casos de violencia sexual registrados entre 2016 y 2017 durante esta época aumentaron el 88 por ciento.

tgj/mpm