Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018

Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018
Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018 Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018 Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018 Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018
Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018 Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018 Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018 Bailarines bolivianos fusionan arte y fe en Carnaval de Oruro 2018
Por Viviana Diaz Frias
Oruro, Bolivia 11 feb (PL) Más de 45 mil danzarines de conjuntos folclóricos bolivianos fusionan el arte y la fe en el Carnaval de Oruro 2018, festejo nombrado Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Unesco.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura reconoció en 2001 esta celebración en la que al ritmo de talentosas bandas se interpretan morenadas, tinkus, caporales, diabladas, pujllay, llameradas, salays, entre otras danzas.

Con trajes multicolores de diseños peculiares y sus mejores coreografías, los danzarines mostraron su talento ante al palco oficial ubicado frente a Gobernación de Oruro sobre la avenida Presidente Montes.

Ahí los saludaba la presidencia del evento: la ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca, el canciller boliviano, Fernando Huanacuni, el gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, entre otras autoridades nacionales y municipales.

Como invitados especiales se encontraban embajadores y diplomáticos de países como Cuba, Suecia, Panamá, Brasil, Alemania, Italia, España y Rusia, así como representantes del Banco Mundial, la Unión Europea y el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia.

Todos disfrutaron de esta fiesta de colores y ritmos diversos, y coincidieron en que este carnaval es patrimonio de integración.

Además de los ocupantes del palco central, los danzarines se exponían a la mirada de un público diverso.

Miles de familias orureñas, así como turistas nacionales y extranjeros se ubicaron desde la Calle Potosí hasta el Santuario de la Virgen del Socavón para disfrutar de las procesiones coreando y bailando cada una de las interpretaciones musicales presentadas.

El final del periplo, el cual tiene una duración de alrededor de tres horas, es la sede de esa virgen a la que se encomiendan los bailarines dedicándole su peregrinación danzaria de la jornada del sábado.

Según la creencia popular, el carnaval representa la lucha del bien contra el mal y la victoria del ejército de los ángeles, guiados por el arcángel Miguel, sobre los diablos, a los que llevan hasta el santuario de la virgen para mostrar arrepentimiento y profesarle devoción.

No obstante, también es considerado una de las máximas expresiones artísticas de Bolivia y una muestra de la riqueza cultural del país, de ahí su reconocimiento a nivel mundial como uno de los mejores carnavales del orbe.

El carnaval de Oruro es, en definitiva, un espectáculo inigualable con el que Bolivia hace gala de su sincretismo cultural y religioso.

mem/vdf