Denuncian provocación para sabotear Mundial de Fútbol en Rusia

Moscú, 13 mar (PL) La provocación de Occidente, a partir de un supuesto envenenamiento de un exoficial ruso y la acusación contra Moscú por ese hecho, busca sabotear la celebración del Mundial de Fútbol en este país, denunció hoy la Cancillería.

El gobierno británico lanzó una acusación contra Rusia por su presunta implicación en el caso de Serguei Skripal que son una provocación y un intento de iniciar una campaña mediática para desacreditar a este país como sede del referido evento, afirma.

Los medios de prensa del Reino Unido, que nunca pudieron perdonarle a Rusia que en una lucha limpia por obtener la sede del Mundial de Fútbol superó a Londres en ese empeño, son los más activos en los llamados a un boicot de la competencia planetaria, destaca.

Tales provocaciones solo dificultan las relaciones entre Moscú y Londres y, al mismo tiempo, constituyen un duro golpe al movimiento deportivo internacional, señala el comunicado de la Cancillería.

La víspera, el vicejefe del comité de Relaciones Internacionales del Senado ruso, Vladimir Dzhabarov, consideró que la inteligencia británica pudo atentar contra Skripal como un acto de provocación, para luego culpar de ello a Rusia.

El general del Servicio Federal de Seguridad (FSB) indicó que el supuesto envenenamiento del exmiembro de la Dirección General de Inteligencia (GRU, por sus siglas en ruso) también pudo ser obra de un tercer país con el mismo fin.

Toda esa acusación contra Rusia es una tontería, declaró Dzhabarov, al comentar las declaraciones de la primera ministra británica, Theresa May.

Cómo es posible que Rusia entregara a Skripal al Reino Unido, cuando dejó de ser interés para su inteligencia, y luego atentara contra él, se preguntó el senador, en alusión al perdón dado en su momento por el presidente Vladimir Putin al exoficial de la GRU.

Desde el surgimiento del incidente, el culpable solo podría tener un nombre, es decir, Rusia, comentó el general del FSB, quien afirmó que se trata de una provocación realizada poco antes de las elecciones presidenciales del próximo día 18.

La acción, dirigida contra Skripal y su hija Yulia, busca crear condiciones para el surgimiento de la inconformidad de la población rusa respecto a las acciones del Gobierno, pero esos objetivos carecen de éxito y perspectivas, comentó el legislador.

tgj/to