Fuerzas de la ONU alivian tensión en frontera libanesa-israelí

Beirut, 16 abr (PL) Un comandante de las Fuerzas de Paz de la ONU para El Líbano (UNIFIL, en inglés), el general Francisco Mari, visitó una construcción israelí fronteriza con la nación de los cedros para aliviar tensiones entre los dos bandos.

El informe dado a conocer hoy, refiere que residentes en la aldea de Odaisa, del lado libanés, protestaron contra la edificación de un muro que la entidad sionista levanta en territorio limítrofe.

Durante una visita este domingo a la zona, el ministro libanés de Defensa, Yaacoub Sarraf, condenó las obras del régimen de Tel Aviv y expresó, 'Dios nos dio esta tierra para que nadie pudiera venir y quitárnosla'.

La polémica por la construcción del muro se basa en la intención israelí de tocar 13 puntos que están en litigio y sobre los cuales el gobierno libanés reiteró soberanía.

Esos lugares, dicen los analistas, otorgarían a Israel derecho a participar en la exploración de petróleo y gas costas afuera, pertenecientes a El Líbano, en tanto que los puntos se ubican más arriba de una zona marcada por la Unifil como límite entre los dos Estados.

Las autoridades libanesas concedieron permiso de prospección para empresas de Rusia, Francia e Italia, en el bloque 9, en alta mar, pero el régimen de Tel Aviv insiste en que hay una parte que les pertenece.

La construcción del muro, aunque muy criticada en El Líbano, se realiza bajo coordinación de las partes, según el vocero de Unifil, Andrea Tenenti.

Desde el año 2000, la ONU desplegó tropas (unos 10 mil 500 militares) en la frontera libanesa-israelí, en previsión de un regreso a las confrontaciones entre los dos Estados.

En 2006, la entidad sionista atacó a El Líbano, pero incumplió sus objetivos cuando la Resistencia Islámica o Hizbulah derrotó al Ejército invasor en 34 días.

tgj/arc