El tabaco: un asesino silencioso en Bolivia y el mundo

Por Ernesto Hernández Lacher *

La Paz, (PL) El Día Mundial Sin Tabaco transcurre como un llamado de alerta en Bolivia, un país donde mueren diariamente como promedio 12 personas, víctimas del consumo de este producto en sus diferentes variantes.
El Ministerio de Salud de la nación andino amazónica trabaja en la prevención de estos hábitos disfuncionales adictivos con la capacitación de tres mil maestros y médicos del programa Mi Salud, para evitar las patologías relacionadas con el tabaquismo.

Mi Salud, inaugurado por el presidente Evo Morales el primero de junio de 2013, tiene como objetivo brindar atención médica a la población casa por casa y de manera gratuita, además fortalecer los centros de salud, y está presente hoy en los 339 municipios del país. Perteneciente al Programa Salud Familiar Comunitaria Intercultural, el programa incluye consultas a la población en general, controles de crecimiento y desarrollo a niños menores de cinco años, y charlas educativas a grupos focales.

Una de las aristas de trabajo de los médicos que laboran dentro del programa Mi Salud, es la orientación y divulgación de información, documentada y respaldada por estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca de los efectos negativos del hábito de fumar, tanto para el individuo como para los que lo rodean.

'El consumo del tabaco no sólo afecta al corazón, también lo hace el humo que se genera en áreas públicas. Al Estado le cuesta mil 700 millones de bolivianos (cerca de 245 millones de dólares) anuales el tratamiento de las patologías asociadas al tabaco', indican informes del director general de Promoción del Ministerio de Salud, Yecid Humacayo.

Un estudio del Consejo Nacional de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Drogas, refleja que 25 de cada 100 personas, entre los 12 y 65 años, consumieron tabaco durante el último año.

UNA CAMPAÑA POR LA VIDA

Bajo el lema 'Tabaco y cardiopatías', el Ministerio de Salud desarrolla una campaña, en coordinación con el sistema de Educación, para capacitar a tres mil profesores, quienes a su vez educarán a 90 mil alumnos de secundaria.

En su afán de eliminar o disminuir el uso de este tipo de sustancias, sobre todo entre la población más joven, el Gobierno creará Centros de Atención Integral Familiar en cuatro departamentos: Cochabamba, Santa Cruz, Pando y Oruro.

Resulta muy impactante que en 2005 la edad promedio en que los adolescentes debutaban consumidores, era de 19 años; ahora se reduce a los 15; entonces las industrias tabacaleras ven un nuevo grupo de clientes potenciales, explicó Humacayo.

De acuerdo con datos del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria, al año cuatro mil 474 personas mueren por los efectos del consumo, genera tres mil 728 accidentes cerebro vasculares, dos mil 818 infartos e internaciones por enfermedad cardíaca y mil 316 casos positivos de cáncer.

El representante en Bolivia de las Organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud, Fernando Leanes, indicó que el 80 por ciento de los fumadores desea dejar el mal hábito, pero no pueden hacerlo.

'La industria tabacalera apunta a los jóvenes. En la mayoría de los países estás industrias presentan excusas para no cerrar sus fuentes laborales, pero el fumar es un vicio', concluyó.

ORIGEN DEL DÍA MUNDIAL SIN TABACO

El 31 de mayo de cada año, la OMS y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco con el fin de poner de relieve los riesgos asociados con el tabaquismo, tanto para la salud como en otros ámbitos. Igualmente buscan contribuir al desarrollo de políticas eficaces para reducir su consumo.

Este año el Día Mundial Sin Tabaco coincide con una serie de iniciativas y oportunidades mundiales para reducir la epidemia de tabaquismo y sus repercusiones en la salud pública, que son, principalmente, un gran número de muertes y mucho sufrimiento de millones de personas en todo el mundo.

Entre estas medidas se cuentan las iniciativas de Global Hearts y Resolver, apoyadas por la OMS, cuyos objetivos son reducir la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y mejorar la atención a las mismas.

Asimismo, se llevará a cabo este año la Tercera Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles.

Las principales acciones de estas campañas van dirigidas a demostrar la relación que existe entre el tabaco, las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares, entre ellas el accidente cerebrovascular, que hoy constituyen las causas esenciales de muerte en el mundo.

Otra de las aristas de trabajo busca encontrar posibles medidas y acciones que los gobiernos y el público en general pueden adoptar para reducir los riesgos para la salud causados por el consumo de tabaco.

A pesar de que se conocen bien los daños para la salud cardiaca que provoca esta adicción y de la disponibilidad de soluciones para reducir la mortalidad que ocasiona, amplios sectores de la población desconocen que es una de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares.

La epidemia mundial de tabaco causa cada año más de siete millones de defunciones, 900 mil de las cuales corresponden a personas no fumadoras que respiran humo de tabaco ajeno.

Según datos de la OMS, cerca del 80 por ciento de los más de 1000 millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos medianos y bajos, que son los que soportan la mayor carga de enfermedad relacionada con este producto.

El Día Mundial Sin Fumar puede ser un punto de partida, un primer paso para reflexionar y replantearse el derecho de disfrutar una vida sana, placentera y sin vicios.

Nuestra familia merece un entorno libre de humo; nuestros hijos deben crecer libres de este flagelo que, como asesino silencioso, cercena la vida de millones de personas cada año.

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.

lpn/ehl